Italia venció a Turquía 3-2. Mancini: ‘Es bueno ver su reacción’ – Sport

Es Italia reiniciando, ya no se necesitan victorias, Mancini continúa y queda la amargura en la boca. Señales de que la vida volvía a la vida en el planeta Italia, los Azzurri silenciaron a la multitud en el estadio de Konya, algunos de los cuales habían estado silbando el himno de Mameli antes del comienzo, pero la gran decepción de no clasificarse para la Copa del Mundo de Qatar permaneció. A pesar del triunfo (2-3) en suelo turco, buena señal para esta selección que tiene que ascender y se recuperará. Y el arrepentimiento suma cuando piensas en lo que hicieron esta noche algunas personas, como Tonali y Raspadori (que marcó dos goles), que con un poco más de coraje podrían haber dejado jugar al entrenador también el jueves pasado temprano. , y tal vez contra Macedonia del Norte termine de manera diferente, y esta noche los Azzurri desafiarán a Ronaldo y sus compañeros en lugar de Cengiz Under y los demás con una luna creciente en la camiseta.

Pero ya no hace falta llorar por la leche derramada, aunque el Raspadori pudiera ser la última y tal vez tan efectiva versión de Paolo Rossi como la sorpresa de Argentina ’78. Una Italia que no volvió a marcar, y por eso se perdió el Mundial por segunda vez consecutiva, encontró la manera de volver a marcar con el chico que muchas veces jugó de extremo en el Sassuolo, dejando espacio en el medio para eso. El Scamacca de hoy, compañero de departamento también de azul, y que luchó como un león contra una defensa turca que le prestó especial atención, fue demasiado duro por momentos. Entonces, al final, Italia le dio a Turquía una segunda derrota ante la gestión de Kuntz, y todo lo que queda es la esperanza de un futuro mejor y al menos una redención parcial, dado que a los hombres de Mancini les faltarán desafíos estimulantes en los próximos meses. Basta pensar en la Intercontinental con Argentina en Wembley (debería ser la despedida de Chiellini, algo positivo y un ejemplo para otros aún hoy), las comparaciones de la Nations League con Alemania y con Inglaterra, la revancha final de la Eurocopa 2020. La nota negativa de la noche fue un Zaniolo jugando por un poco a la derecha del tridente ofensivo. Intentó saltar al hombre, puso algunos balones por el medio pero pasada la primera parte se quedó en el vestuario sustituido por Zaccagni que ocupó el lugar del jugador romano también en el corazón de la influencer Chiara Nasti.

El error que hay que subrayar con lápiz rojo es también el de Donnarumma que, en el 4′, puso en cabeza a Turquía con Cengiz Under, renacido en Marsella y hoy uno de los mejores. Hay que decir, sin embargo, que el ex portero del AC Milan hizo algunas atajadas de intervención para el resultado, pero queda la impresión de que no está tranquilo tras el error que dejó al PSG fuera de la Champions League, como lo demostró hoy también el error en la demora que le hubiera proporcionado otro gol a Turquía. Quizás, si no estaba tranquilo, sería correcto no creerle. Tras los primeros 25′ en los que el partido tuvo a Turquía en la mano, Italia tomó el balón y empató en el 35′: hubo un tiro libre que Biraghi batió por la izquierda de Cristante perfectamente igualado, se desató al primer palo y venció a Bayindir con un buen cabezazo. Cuatro minutos después hubo un revés, fruto de una intercepción de Tonali tras una desaprovechada demora del portero turco y un remate de Raspadori, que marcó con un remate potente y preciso. Tercer gol en el 71′ por centro de De Sciglio que cabeceó Biraghi en la asistencia del triunfo para Raspadori. A 7′ del final, el segundo gol de Turquía con Dursun y con Donnarumma vuelve a ser incierto esta vez. Como si dijera que es un símbolo de Italia, esto todavía es confuso.

Eulália Marcial

"Creador amigable con los hipsters. Gurú de la música. Estudiante orgulloso. Aficionado al tocino. Amante ávido de la web. Especialista en redes sociales. Gamer".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.