“Golpe militar” ultrarrápido en Argentina

BUENOS AIRES. 24.- Doña María Estela Martínez Perón, la primera mujer Jefa de Estado en la historia latinoamericana, fue derrocada esta noche por un “golpe militar”, exactamente un año, ocho meses y veintitrés días después de haber ingresado a “Casa Rosada”. horas, la segunda experiencia peronista argentina, eclipsada por el caos nacido de una crisis política, económica y social sin precedentes en la historia de esta gran nación sudamericana.

Las fuerzas armadas, con una acción ultrarrápida perfectamente sincronizada, tomaron el control de Buenos Aires y las principales ciudades del interior, eliminando al heredero Juan Domingo Perón, conmocionando a todas las fuerzas sobre las que se asentaba el régimen. : políticos, sindicalistas y masas populares que hace tres años devolvieron triunfalmente al poder a los “padres descamisados”, tras 18 años de eclipse, bajo la presión de más de siete millones de votantes.

En los últimos días, los acontecimientos han escalado, con el general Jorge Videla, el almirante Emilio Massera y el general de la Fuerza Aérea Héctor Agosti -miembros de la junta militar que asumió el Gobierno- sintiéndose obligados a actuar para “salvar lo que se puede salvar” antes de que sea demasiado tarde. . He aquí una cronología de los hechos que cambiaron las connotaciones políticas argentinas en cuestión de horas: Desde la mañana de ayer, “Isabelita” ha pasado horas en la Casa Rosada, enfrascada en una interminable serie de conversaciones con sus ministros, asesores, sindicatos y políticos, con el objetivo de encontrar una difícil salida de la crisis que mantendrá el orden institucional.

Ayer por la tarde, en representación de la señora Perón, el vicepresidente del partido de la justicia, Deolindo Bittel, se reunió con líderes de varios partidos de oposición -entre ellos Riccardo Balbín, el líder radical- para tratar de llegar a una salida basada en la “concentración”.

Pero al mismo tiempo se realizaba el mando de las tres armas, con el pretexto de resaltar la lucha contra la guerrilla. Se informa de movimientos importantes en casi todas partes.

Poco antes de la una de la madrugada de ayer, Isabelita salió de Casa Rosada en el helicóptero presidencial para “dormir” en su residencia de Olivos. “Su lealtad” dijo a los periodistas: “No hay golpe de Estado, no lo habrá. El gobierno no está negociando. Todo queda en silencio hasta mañana”.

En cambio, el “golpe” ya estaba en marcha: en menos de una hora las tropas ocuparon todos los puntos estratégicos de la capital, los helicópteros Isabelita fueron desviados a la sección militar del aeropuerto metropolitano Aeroparque, y la radio y la televisión anunciaron el gobierno de la junta militar.

El general Jorge Videla, el almirante Emilio Massera y el general de brigada de la Fuerza Aérea Héctor Agosti formarán una “Junta Militar” para ejercer las prerrogativas de gobierno.

El nuevo consejo ha declarado terminado el mandato de la presidenta María Estella Perón y de todas las autoridades provinciales, ha disuelto el Parlamento y suspendido las actividades industriales. También se disolvieron el parlamento provincial y las asambleas municipales, y todos los miembros de la Corte Suprema fueron destituidos de sus cargos.

Las representaciones públicas, cinematográficas, teatrales, culturales y deportivas también han sido canceladas en todo el país, con la única excepción de la retransmisión televisiva del partido de fútbol argentino-polaco que se disputa hoy en Varsovia.

Por otro lado, el nuevo gobierno ha decidido tomar bajo su control directo a la Confederación General del Trabajo (CGT) y congelar sus fondos.

Las autoridades militares han enviado a la prensa argentina un documento titulado “Condiciones para el ejercicio de la censura” en el que se impone la censura preventiva a todas las publicaciones. Los tres diarios de Buenos Aires se han adaptado a las nuevas disposiciones. Por otro lado, el Ejecutivo ha anunciado la introducción de medidas económicas inmediatas para estimular la producción y controlar gradualmente la inflación. Se implementarán controles de emergencia para aliviar la situación económica y laboral, seguidos de amplios programas para aumentar la productividad y abordar la escasez de materias primas críticas importadas. Se modificarán las leyes tributarias para reducir el déficit estatal, se harán esfuerzos para mejorar la eficiencia de los servicios y empresas públicas, promover la inversión privada, garantizar precios favorables para los agricultores y establecer tipos de cambio realistas.

No hay noticias sobre la señora Plataforma. Oficialmente, según un comunicado difundido anoche, “Isabelita” se encuentra en “detención militar”: pero no se sabe si está detenida en Buenos Aires o si ha sido trasladada a una residencia cerca de los Andes. Tampoco hay noticias sobre el destino de la “tutela” del presidente derrocado, y en particular sobre los dirigentes sindicales. Según el diario “La Prensa”, será detenido Lorenzo Miguel, secretario general de “62 organizaciones” aliadas a la CGT, y recientemente uno de los principales asesores del Jefe de Estado. Otro dirigente sindical, Casildo Herreras, secretario general de la CGT, estuvo fuera del país al menos hasta anoche.

Silencio absoluto sobre los demás personajes del “equipo” de “Isabelita”. Desde las primeras observaciones que se pueden hacer al interrogar a varios “hombres de la calle” hoy, la acción militar es generalmente recibida con clara satisfacción. La situación en los últimos días del reinado de la señora Perón se había acercado a un punto de declive, por lo que muchos peronistas incluso se vieron obligados a exigir un cambio. Y el único cambio posible es lo ocurrido anoche con la usurpación militar del poder.


Calle controlada por militares en Buenos Aires

Jacobo Briones

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.