Colmar. [Diaporama] El tango argentino, un viaje emocional

Al anochecer, los transeúntes se sientan en bancos disfrutando de los últimos rayos de sol. Un poco más lejos, a la sombra de altos árboles, Jean-Michel Heimburger, presidente de la asociación emocional Tango y su equipo, instalan discretamente un sistema de sonido en el escenario del parque Champ-de-Mars, en Colmar. Estaban acostumbrados a manejar estas noches de verano, su hábil movimiento lo demostraba.

A las 8 de la noche, las primeras notas del tango resonaron en la plaza. Mientras las siluetas de los bailarines ya giraban en el suelo en brazos danzantes, la pareja se acercó al puesto, como si estuvieran atrapados en la música.

“Lo que amo es este sentimiento de libertad”

“Los bailarines de tango argentino forman una gran familia, la gente se comunica por sitios web y por redes sociales o por listas de boca en boca. Cuando se organiza una fiesta, pueden venir de Mulhouse, Estrasburgo, pero también de Alemania o Suiza. También es posible que los turistas aprovechen esta oportunidad”, explicó el Presidente. “El tango es un baile democrático, está en todas partes del mundo”, agregó un bailarín.

Y sucedió Los fanáticos del tango, que venían de todas partes en ropa de verano, comenzaron a subir los escalones de la platea uno a uno, como si fueran a una fiesta. Sentadas en lo alto de las escaleras, las mujeres con vestidos de verano cortaron sus zapatos con tacones de aguja y sucedió la magia.

Con el pecho recto y la cabeza alta, los bailarines se mueven entre la sombra y la luz con especial gracia. Fluidos y ligeros, sus movimientos parecen fluir con naturalidad al ritmo del vals argentino, el tango o la milonga (línea argentina). Trazando el suelo con los pies para encontrar la medida, el jinete inventivo y creativo lleva a su compañero en su paso hasta el final de la noche. “Lo que me gusta es esta sensación de libertad. El tango es un baile de improvisación con historias y frases musicales. Dependiendo de nuestros sentimientos internos, expresaremos nuestras emociones. El bailarín está ahí para revelar al bailarín”, dijo Charles, miembro de la asociación.

“Este baile es abandono”

El público de improvisación observaba alegremente a los bailarines, encontrándose momentáneamente empujados al corazón de un bullicioso café de Buenos Aires oa orillas del Río de la Plata bajo el sol poniente. A medida que avanzaba la noche, la caseta se llenaba con la alegría de los bailarines. “Hay mucha gente, es un poco técnico. Eso es lo que me gusta. Para mí el tango es una forma de vida, volver a aprender el contacto con alguien. El tango es comunicación no verbal, es muy complejo”, dice Jérémy. “Cambiamos de bailarines, viajamos bien. El tango argentino no tiene nada que ver con otros bailes, es el mundo entero. Realmente lo extrañé durante su confinamiento”, subraya Fabienne. “Estoy acostumbrado a dirigir mi vida, con el tango me ayuda a dejarme guiar. Este baile es abandono”, concluyó Christine.

Fundada hace veinte años, la asociación participará del 30 de septiembre al 3 de octubre hasta el 15mi Festival de tango de Colmar en el ayuntamiento de Volgelsheim.

Todos los jueves en el escenario de 20:00 a 23:00, el Parc du Champ-de-Mars en Colmar (a menos que haga mal tiempo).

Información: http://tangoemotion.fr – 0 608 484 061.

Jacobo Briones

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.