UCRANIA / ¿Por qué los medios católicos están enojados con Europa y no con los EE.UU. (y China)?

Estimado Gerente,

desde los primeros momentos de la guerra de Putin en Ucrania los medios católicos de observador romano anuncio publicitario Futuro toman dos posiciones claras. Lo primero y más importante es la condena de la última escalada de Moscú. Un arrepentimiento inequívoco dado por hecho. Todos los papas contemporáneos siempre se han pronunciado en voz alta y clara contra la “masacre inútil”: por supuesto, el Papa Francisco no fue una excepción, quien estaba angustiado por la “tercera guerra mundial que se hizo añicos” mucho antes del ataque a Kiev. Y es perfectamente comprensible la amargura de un Papa cuya última encíclica fue un llamado a la fraternidad universal como base de un buen futuro.

La voz mediática de los obispos italianos, sin embargo, no ahorró un tono duro hacia Europa. La “inmadurez” de la UE contribuirá significativamente a la “derrota flagrante” en la frontera oriental del Viejo Continente. El mosaico “responsabilidad” de los países europeos – escribió Observador – es no poner un pie, no detener la propagación sistemática de armamento de nueva generación por parte de la OTAN en las mismas repúblicas que alguna vez formaron parte del Pacto de Varsovia y que Washington y la Alianza ahora han cargado con misiles cerca de las fronteras de Rusia, sabiendo muy bien que el síndrome del asedio ha sido un nervio para Moscú desde la época del zar”.

Es un cuadro analítico y crítico por derecho propio que es compartido por más de un observador calificado. Por ejemplo, el general Marco Bertolini, excomandante de las operaciones conjuntas de la OTAN en Italia, fue más allá al hablar de la “arrogancia” de Occidente en Ucrania. Sin embargo, notar estos acentos en los principales medios católicos no puede dejar de provocar más que una reflexión interrogativa.

La primera es que si hay países en el planeta que ahora están “levantando los pies” contra las guerras neoimperialistas de Rusia, son los países europeos. Países como Italia, Francia y Alemania (algo más que “fugitivos” británicos de la Unión y protecciones offshore de los oligarcas putinianos) han decidido oponerse a Moscú a través de costosísimas sanciones socioeconómicas, en las circunstancias ya creadas. muy difícil después de la pandemia. En otros lugares, la invasión de Ucrania hasta ahora solo ha producido un silencio ambiguo, primero en China o India, o reacciones y distracciones rituales (por ejemplo, de Israel, a pesar de que el presidente y el primer ministro que sirven en Kiev son israelíes).

El segundo punto está íntimamente relacionado. La OTAN -por sus propios orígenes y organización- tiene un innegable “dominus” en EE.UU. Esto es Washington – también Observador no puede dejar de señalar – de dictar la estrategia y la táctica del bloque militar “occidental”: incluso treinta años después del colapso del bloque “oriental”. Y si el peso del impacto directo de la “guerra de Putin” parece limitarse a los Estados Unidos, es la Casa Blanca, después de todo, la que guía el movimiento disputado de la OTAN en el teatro ucraniano a niveles hegemónicos. De hecho, la Casa Blanca Joe Biden, vicepresidente de Barack Obama en el momento de la “Revolución Naranja” de 2014. Fue una presidencia “políticamente correcta”, y ganadora del Premio Nobel de la Paz “lo que sea”, que pretende exportar la democracia de pies a cabeza. plaza: de Tahir a El Cairo a Maidan a Kiev, incluso entonces en el estilo pop sucesivo de Green Friday de Greta. Esta -hoy en Ucrania- la Casa Blanca de Obama fue “restaurada” en 2020 con el derrocamiento de la elección de Donald Trump, un “crimen absoluto” también para la Iglesia católica. Pero es un hecho que en un período de cuatro años incluso Corea del Norte ya no es una espina geopolítica en el costado del llamado Occidente europeo-estadounidense. Incluso el “caos” sirio parecía menos acalorado. Incluso el frente iraní parece menos rígido.

Biden, en cambio, es católico, segundo en Casa Banca desde 1776 después de John Kennedy. Y es otro hecho -pregunta que claramente no debe ser respondida de inmediato- que las dos peores crisis geopolíticas de la posguerra estuvieron vinculadas a JFK y Biden: la prolongada crisis cubana (la tentativa de contrarrevolución anticastrista en el Bahía de Cochinos, la crisis de los misiles soviéticos, el asesinato de Dallas) y sesenta años después del estallido de la crisis de Ucrania. Otros grandes cuellos de botella geopolíticos contemporáneos (Vietnam, Oriente Medio, la Guerra del Golfo y el propio 11 de septiembre y hechos posteriores) se dividen en Washington entre gobiernos democráticos y republicanos. Sin embargo, no hay duda de que la crisis cubana en 1962 y el empeoramiento de la crisis ucraniana en 2022 han alcanzado un pico dramático.

¿Por qué precisamente con dos católicos al frente de los EE.UU., que son apoyados abiertamente por el Papa reinante? Kennedy por el Papa Paz en la tierra (que habló con Krushev) y Biden por el Papa de todos hermanosque Putin recibió en el Vaticano con más atención de la que mostró a los líderes políticos europeos (mucho menos apreciados por el Papa argentino que los líderes religiosos de la Iglesia católica continental).

Una nota final, pero no más lateral, se refiere a Taiwán: donde China ha estado expandiendo durante algún tiempo sus objetivos nacionalistas y de “reforma” no menos que Rusia en Ucrania. Tal vez el “ataque” de Putin a Kiev pronto “robó tiempo”, al menos un poco, en un movimiento similar de Beijing en el Mar de China Meridional. Para la agenda pastoral y geopolítica de la Santa Sede, sin embargo, el escenario parece aún más complicado. Si la invasión rusa de Ucrania, vista desde el Vaticano, fue un evento siniestro e inaceptable, que tuvo que ser prevenido “levantando una pierna”, ¿por qué el llamado Occidente no “intensificó” ahora primero para proteger a Taiwán? ? Además: ¿por qué no alzar la voz sobre la creciente represión del régimen chino en Hong Kong? Incluso en los católicos de Hong Kong es hoy y en Taiwán, tal vez, mañana.

— — — —

Necesitamos su opinión para continuar brindándole información independiente y de calidad.

APOYANOS. DONA AHORA HACIENDO CLIC AQUÍ

© RESERVA DE REPRODUCCIÓN

Adelmira Dorado

"Se cae mucho. Aficionado a la televisión en general. Fanático de los zombis incurables. Solucionador de problemas sutilmente encantador. Explorador aficionado".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.