La fatal aventura de ‘Korra’: montañero muere en los Andes

Con cada día que pasa, hasta la última esperanza se ha ido, colgando del último vuelo del dron. Corrado Pesce murió en el Cerro Torre que soñaba escalar. Excursionistas y guías de montaña de Novara quedaron atrapados desde la mañana del viernes en el Cerro Torre, de 3.128 metros, una de las cumbres más graves y difíciles de la Patagonia.

«Korra» se vio abrumada por el desprendimiento de nieve, escombros y rocas y resultó gravemente herida: sin poder moverse debido a una fractura en un hueso, fue asistida por su amigo Tomas Aguilo, quienes se vieron involucrados ambos en un accidente que también les costó toda la vida. equipo, colgado en la pared por encima de la cuerda. Tomas acompañó a «Korra», en la medida de lo posible, a un pequeño vivac entre las rocas, poco más que una alcoba, al que los empleados llamaban «El box de los ingleses». Luego, inevitablemente, el destino de los montañeros profesionales que se unen en una fiesta de cuerdas, hasta que el destino los separa. Aguilo logró salir y sonó la alarma. Tras ser notificado a la embajada italiana, fue trasladado en helicóptero a El Chaltén, puerta de entrada a cualquier caminata en el Parque Nacional Los Glaciares desde donde, mientras tanto, se movilizaron carros de rescate, tanto por vía aérea como por una treintena de voluntarios de pie. Entre sábado y domingo las búsquedas a menudo tienen que detenerse y luego reiniciarse, ante el mal tiempo y la evidencia de que para Pesce, un experto escalador que vive en Chamonix con su familia desde hace años, hay pocas esperanzas. “Herido y sin equipo, no aguanta esas temperaturas”, dijo Carolina Codo, jefa de la comisión de socorro de Argentina. Ayer por la tarde la confirmación llegó a través de una foto de un dron que encuadraba su cuerpo indefenso, escabulléndose por el refugio donde había sido abandonado. A través de la voz de su hermana Lidia ya través de las redes sociales, la familia expresa todo su dolor: “Tú eres nuestro hombre araña de hielo, ahora nos está cuidando a todos”. El Cerro Torre es una de esas montañas que ha cruzado el destino de muchos. Los italianos fueron los primeros en escalarlo en 1974, con la expedición Ragni di Lecco, firmada por Casimiro Ferrari. Bruno Detassis, Walter Bonatti y Carlo Mauri lo intentaron. Luego en 1959 se produjo la tragedia de Cesare Maestri que regresaba vivo del norte, tras deambular durante tres días, mientras su compañero Toni Egger moría en una avalancha, en una dinámica similar a las de estas horas. La tragedia persiguió a Maestri durante toda su vida, quien falleció hace un año. Afirmó haber llegado a la cima y en 1970, escalando con soberbia y con un compresor para clavar el clavo moderno, la esquina del Sudeste, quiso reafirmar su verdad que Werneg Herzog dedicó en 1991, a la escenografía de Reinhold Messner, también la obra maestra “Grito de piedra”.

Cerro es verdaderamente una sirena que cumple los deseos de muchos. Simone Moro probó el invierno en 2005; Hervé Barmasse no estuvo exento de incidentes al escalar el cercano Cerro Piergiorgio al principio de su carrera. Los Andes siempre han estado interesados ​​en su temporada de otra manera, especialmente Italia, como lo hizo Huascarán, 6798 metros, el techo de Perú, con Renato Casarotto domándolo en 1977, solo para morir en K2 y como le sucedió a Battistino Bonali. Quienes lo relatan: «En la Patagonia, una de las mayores dificultades es el clima». Caprichosa, voluble, la misma que ralentizó el rescate y que ahora balancea a “Korra” ahí mismo, “Donde ella quiere estar”, dicen sus amigas, en su baile final con el destino.

Adelmira Dorado

"Se cae mucho. Aficionado a la televisión en general. Fanático de los zombis incurables. Solucionador de problemas sutilmente encantador. Explorador aficionado".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.