Elecciones en Colombia: continúa la polarización política en América Latina

Candidato carismático con pies de barro

A la izquierda, vemos el surgimiento de una nueva generación de movimientos sociales y candidatos de la sociedad civil. En Colombia, Gustavo Petro eligió a Francia Márquez, activista afrocolombiana por los derechos humanos y la protección del medio ambiente, como su candidata a la vicepresidencia. El nuevo presidente de Chile, Gabriel Boric, proviene del movimiento estudiantil. A la derecha, son las personalidades del mundo empresarial o del mundo legal las que emergen.

El punto común de todas estas nuevas figuras políticas es que no tienen un partido fuerte que las respalde, definir mejor a Frédéric Louault. Como resultado, estamos presenciando cada vez más elecciones para presidentes que luego tienen que gobernar sin mayoría en el Congreso. Este rango de movimiento limitado los obligó a hacer concesiones para gobernar, lo que puso a prueba la estabilidad del país. En Perú, Castillo tiene menos del 15% de los escaños en el parlamento. En Chile, Boric tiene solo el 25% de los escaños y su promesa de votar por una nueva Constitución, por lo tanto, parece dura. En Brasil, Bolsonaro ya ni siquiera tiene un partido político y tiene que hacer una “compra parlamentaria” para completar el proyecto. Esta realidad se había extendido por todo el continente.

Jair Bolsonaro se postulará para un nuevo mandato en octubre. Frente a ello, debía encontrar un candidato de la izquierda radical, el expresidente Lula (2003-2011), ya candidato en 1989, líder histórico del Partido del Trabajo (PT) y cuya longevidad es casi una anomalía en América Latina. Este Dia.

Adelmira Dorado

"Se cae mucho. Aficionado a la televisión en general. Fanático de los zombis incurables. Solucionador de problemas sutilmente encantador. Explorador aficionado".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.