El Maradona de las Malvinas, la historia de Martyn Clarke

En las Islas Malvinas el viento lo azota todo. Es un rincón remoto y despiadado de la tierra; uno de esos lugares donde todo es roca o pasto, las casas tienen techos inclinados de madera, las ovejas son más que hombres. Están ubicados en el Atlántico Sur, a unos 480 kilómetros al este de la costa sur de la Patagonia y han sido poco más que un lugar de desembarco de barcos balleneros durante siglos. Pasado de mano en mano entre franceses, ingleses y españoles, en 1833 un comando siguiendo al Capitán Onslow barrió a los pocos soldados argentinos presentes e instaló una base naval, declarando a las Malvinas territorio británico de ultramar. A partir de ese momento, este puñado de islas se convirtió en objeto de discordia entre los dos países, pero durante más de 100 años casi no pasó nada, después de todo, casi nadie vive allí. Los argentinos protestan formalmente, las llaman Las Malvinas y reclaman la propiedad; los británicos las utilizan como base militar, base de rutas navales y para expediciones a la Antártida. Frente a la costa de estas islas, en 1914, obtuvieron una victoria aplastante sobre la armada alemana durante la Primera Guerra Mundial. 

Fue en la década de 1950 cuando el problema de las Malvinas se convirtió en un tema. En el espíritu de la doctrina Monroe y de “América a los americanos”, Perón reafirma la soberanía argentina sobre el archipiélago. Los argentinos descubren este pequeño archipiélago y el lema Las Malvinas son argentinas se convierte en un reclamo nacionalista, más simbólico que práctico. El punto de quiebre, sin embargo, llega 30 años después y de repente. 

El 2 de abril de 1982 a las 00:30 la radio argentina anunció desde tierra firme que “Las Malvinas serán nuestras al amanecer”. A las 5:50 am el portaaviones argentino Veinticinco de Mayo y seis unidades de escolta echan anclas frente a la isla; a las 6:08 comienza el desembarco, a las 9:25 los pocos marines ingleses presentes deponen sus armas. Operación Rosariopara ocupar las Malvinas fue ideado y construido por la dictadura militar del país encabezada por el general Leopoldo Galtieri. En un momento de gran dificultad económica y protestas callejeras, la junta ve en la ocupación de Malvinas una forma de desviar la atención de la opinión pública y reavivar el fuego nacionalista de la dictadura. Según las previsiones, Gran Bretaña nunca se habría molestado en reclamar esas islas frías a miles de kilómetros de su hogar. Sin embargo, no han contado con Margaret Thatcher. 

El 25 de abril, helicópteros Sea King armados con torpedos y bombas de profundidad atacan el submarino argentino Santa Fe dentro del puerto de Grytviken, en la isla de San Pedro: es el primer movimiento de artillería de la Operación Corporate que prevé la reconquista de las Malvinas por parte de los Armada británica. La Guerra de las Malvinas dura un total de 74 días y contabiliza 907 víctimas, dejando grandes secuelas en las relaciones entre Argentina e Inglaterra.

Dos años antes, el 27 de abril de 1980, nació Martyn Clarke en Plymouth. Hijo de un militar inglés que luego se verá envuelto en la Guerra de las Malvinas y del dueño de uno de los pocos pubs de Port Stanley, el Globe Tavern, su nacimiento en Inglaterra se debe a razones puramente prácticas, dado que la infraestructura médica del isla no se consideraban aptos para asistir un parto. Inmediatamente después de la guerra, a la edad de dos años, Clarke llega a las Islas Malvinas y crece aquí como malvinense . ¿Cómo es crecer en un lugar donde no hay nada, un lugar olvidado por Dios y odiado por los argentinos? No tiene por qué ser tan diferente a crecer en cualquier provincia inglesa: Martyn trabaja como personal de mantenimiento para el municipio, toca la guitarra en la única banda de la isla, The Sutters, que hace música grunge y juega fútbol en el equipo de pub de su madre, el Globe, parte de la Liga de Fútbol de las Islas Malvinas . 

Jugar al fútbol en Malvinas debe ser un desafío: la cancha con vista al mar está expuesta a la furia del viento, el frío suele ser tan intenso que la gente ve los partidos desde el interior del auto y después de un gol lo celebran tocando la bocina. . Si tiras muy fuerte, la pelota acaba en el agua o en el patio de la casa del gobernador. En ese momento había 5 equipos en la liga y las condiciones climáticas no permitían jugar más de cinco meses al año. Los participantes, por supuesto, no son profesionales.

En este fútbol, ​​físico y primitivo inspirado en el inglés de los años 80, Martyn Clarke se perfila como un delantero fuerte y con cabeza. En uno de estos partidos desesperados es advertido por Esteban Cichello Hubner. Cichello había llegado a las Malvinas en el último vuelo comercial desde Punta Arenas antes de que los chilenos abolieran la ruta en protesta por la detención de Augusto Pinochet en Londres, cerrando así las conexiones programadas entre Sudamérica y las Malvinas (entre la isla y Argentina comenzarán de nuevo solo mas tarde). En la aduana debe mostrar su pasaporte israelí (en algunas reconstrucciones el pasaporte es italiano), ya que los argentinos están prohibidos desde el final de la guerra. ¿Por qué está en la isla? Más adelante contará que padecía “malvinita”, 

Una tarde, buscando algo que hacer, se topa con un partido en el Stanley Stadium y aquí queda impresionado por el talento de Martyn Clarke. Cichello estudió relaciones internacionales en Oxford y tiene contactos con el fútbol argentino desde 1995, cuando logró traer a Diego Armando Maradona a la prestigiosa universidad inglesa para dar una lección ( y para regatear con una pelota de golf ).). De vuelta en Buenos Aires (de paso por Inglaterra, un viaje de 32 horas), a través de la familia de Maradona se pone en contacto con Mauricio Macrì, presidente de Boca Juniors en ese momento y que luego será presidente de Argentina entre 2015 y 2019. Estamos en Finales de los 90 y para la selección argentina es un momento dorado: en el banquillo se sienta Carlos Bianchi, en ataque Martín Palermo marca goles en racimo y en el medio del campo florece el talento de Juan Román Riquelme. Macrì también quiere darle un empujón al equipo a nivel internacional, en agosto del 99 vence al Barcelona en un amistoso, unos años más tarde fichará a un jugador japonés, Naohiro Takahara. Cuando Cichello le ofrece probar a este joven delantero de las Islas Malvinas, no lo piensa dos veces. 

En esos años Boca ganará tres campeonatos argentinos consecutivos, tres Libertadores y dos Copas Intercontinentales.  

La historia de un joven que llega a la gran ciudad desde un lugar remoto para intentar triunfar con el fútbol no es especialmente nueva, pero la llegada de Clarke a la Argentina es un gran acontecimiento. Cuando aterriza en Buenos Aires el 8 de agosto de 1999, no solo es el primer falklander en vestir la camiseta de un club argentino, sino que también es el primero en vivir y trabajar en Argentina desde 1982, desde que terminó la guerra. Al llegar es recogido por Cichello quien lo lleva directamente al palco VIP de Diego Armando Maradona en la Bombonera para ver el partido entre Boca e Independiente. El estadio tenía capacidad para 50.000 personas ese día, 22 veces la cantidad de habitantes de las Malvinas. Después del partido se va a comer una pizza con el Pibe de Oro, usa su teléfono para llamar a su madre a casa, “Mamá, nunca adivinarás dónde estoy”, le dice. 

No es casualidad que Maradona conozca a Clarke, habitante de las Malvinas. Maradona es el hombre que en 90 minutos había vengado a los argentinos, anotando dos goles históricos para derrotar a los ingleses en la Copa del Mundo de 1986. Esa noche – le diría Clarke más tarde a The Guardian – Maradona le había descrito en detalle cómo había hecho esos goles. dos goles Tuvo que pararse allí y escucharlo sonriendo, “No podía decir lo que realmente estaba pensando”. Clarke tenía solo 6 años ese día, pero recordaba bien el partido, o eso le dijo al diario argentino Olé : «El gol de Maradona con la mano me dejó caliente ( dejó calienteen español, nd). Pero la verdad es que si alguien mete un gol así en mi equipo y luego ganamos, está bien. El segundo gol fue fantástico», palabras  que chocan con el sentimiento general de los ingleses hacia aquel partido, una herida que nunca ha cerrado del todo. Clarke, sin embargo, había abrazado esa mitología, a pesar de estar teóricamente alineado del otro lado: soy el “Maradona delle Malvinas” habría dicho  en esos días llenos de entrevistas en Buenos Aires y quién sabe si lo dijo “de la Malvinas” o realmente “de las Malvinas”.

Para los argentinos no es importante. La mera presencia de Clarke es un reconocimiento de sus derechos en las islas. Lo tratan como argentino, porque para ellos es: al no reconocer la autoridad inglesa en la isla, los habitantes de las Malvinas son de hecho considerados argentinos. Clarke no necesita pasaporte para ingresar al país y tampoco necesita permiso de trabajo para acceder a Casa Amarilla , el centro de entrenamiento de Boca. Si lograra ingresar al club, lo haría como argentino y no como extranjero. 

A pesar de estar a prueba en el equipo de reserva, Clarke es tratado como un héroe. Berlitz le ofrece lecciones de español gratis (Clarke solo habla inglés); le pagan un seguro de vida gratis. Los reporteros lo llenan de atención, le preguntan qué haría si le pidieran jugar con Argentina, Clarke sonríe avergonzado “¿Qué haría yo? No, no jugaría para Argentina». A los pocos días de su llegada es invitado a un programa de televisión en presencia de algunos veteranos de guerra. Cuando se le pregunta qué piensa sobre todo eso de las Malvinas, bromea: “Estoy aquí porque creo que es una buena inversión. Nunca pensé en la Guerra de las Malvinas, eso es el pasado”. 

En casa, sin embargo, hay quienes consideran a Clarke un traidor. En 1999, las relaciones entre los habitantes de las Malvinas y Argentina están mejorando, pero aún son tensas. Cuando el primer avión de Río Gallegos aterriza en Port Stanley con 53 periodistas argentinos, son bloqueados por 200 manifestantes. Antes de irse Clarke había tratado de mantener oculto su destino: por consejo de su madre les había dicho a todos que se iba a ir a trabajar a una plataforma petrolera en Chile, pero el hype mediático desatado en Argentina desde su llegada también había llegado a la Malvinas. . En la isla, los más intransigentes pensaron que Martyn Clarke no debería haber aceptado la oferta de Boca, incluso su hermano se ve envuelto en una pelea en el bar familiar, desencadenada por unas frases sobre Martyn. 

La parte deportiva, sin embargo, es menos sencilla. Clarke está compitiendo con otros 94 muchachos en selecciones que por lo general no llevan más de 2-3 para terminar realmente en la cantera de Boca. Sus nuevos compañeros juegan al fútbol desde que nacieron, en lugares más acogedores y en estructuras y clubes que los preparan para ese momento. Clarke ni siquiera habla el idioma de los entrenadores, dice que los demás no lo respetan: “Yo siempre soy el último en ser elegido en un grupo porque nadie quiere estar conmigo”, no está claro si es bullying adolescente u odio geopolítico. En los pasillos del centro hay un mapa del país, abajo a la derecha se indica la casa de Clarke como Las Malvinas Argentinas , Clarke dice que cuando pasa frente a nosotros los señala y dice “no” con el dedo, pero sus compañeros se ríen. En una entrevista con The Guardian en esos primeros días, dice que el problema es el aspecto atlético, que no está acostumbrado a jugar a esos ritmos. Clarke mide 187cm y pesa 82 libras, su punto fuerte es la cabezada. En este articulodicen que “tiene un ritmo lento” y el físico “de un hombre en el área de penal”, pero puede jugar de 9 o de 10, patea con la izquierda y la derecha, “corre con el cuerpo erguido, al estilo de los ingleses”. “. Físicamente se le describe muy por detrás de los demás; los motivos también dependen del estilo de vida que tenía en la isla: «En Malvinas todos los jóvenes beben. Tres o cuatro veces por semana lo hacía mucho. Desde las 16:30 hasta la hora de cierre pude tomarme 15 botellas de Heineken y tras unos chupitos».

Sin embargo, Clarke se aferra a su sueño. A las tres semanas, los técnicos admiten que hay mejoras, amplían un mes su período de prueba y le prometen tres partidos con el filial. “Su capacidad deportiva es inferior a la que tenemos en Boca, pero hay que ver si es una cuestión de talento o de forma física”, dice Lucio Bernasconi, coordinador de juveniles. Para Clarke, estos son los días de su vida: los hinchas de Boca Juniors lo reconocen en la calle y le piden su autógrafo, una bienvenida que no se esperaba. Dice que antes de partir había tenido mucho miedo de las consecuencias de su elección: “En el avión me preguntaba ‘¿es esto lo correcto?’ Supuse que me pegarían al llegar’. Ahora vive en el barrio Boca, en una de las ciudades más sofisticadas e inspiradoras de Sudamérica. Le gusta ir al cine, descubre el Tango, hace nuevos amigos: «Me siento un poco fuera de lugar», dice, subrayando el repentino cambio de vida «pero es mucho mejor. Nuevas personas. Mujeres nuevas. Esto lo hace mucho más interesante. Me encantan las Malvinas, pero tienden a volverse un poco aburridas”. Si no fueran también estas palabras lanzadas por Clarke alGuardian , un diario inglés, podría parecer propaganda argentina escrita en una mesa: el inglés de piel pálida que creció en Fish and Chips y rock deprimido que descubre que a pocos kilómetros de esa mini-Inglaterra hay un país maravilloso y animado hecho de tango y asado y donde las mujeres son hermosas.

Una lesión muscular, sin embargo, frena las ya escasas posibilidades de Clarke, que sale de Boca sin siquiera jugar un partido con el filial de la cuarta división. Vuelve a Malvinas, pero unos meses después, sin el mismo alboroto, prueba suerte con otros dos equipos argentinos, los Defensores de Belgrano y El Porvenir, pero sin poder arrebatarle contrato. También lo intenta con los Connecticut Wolves en la Primera División de la USL, la segunda serie de Estados Unidos, pero otra lesión le obliga a abandonar. En Malvinas, dice, muchos lo miran raro, pero nadie tiene el coraje de decirle algo a la cara. Entre 2002 y 2004 se mudó con su madre a Essex y jugó durante dos temporadas en el Brentwood Town FC, comprometido en la Isthmian League. 

Aquí, dos guionistas se acercan a la familia y quieren hacer una película sobre la historia de Clarke. Debería llamarse Jugando con el enemigo y es presentado por la prensa inglesa como “La historia del futbolista traidor de Malvinas”. Si Maradona participara en la parte de sí mismo, el clímax habría sido un partido de fútbol jugado en Port Stanley durante el cual Martyn habría intentado recrear con precisión el gol del siglo de Maradona contra los ingleses. Sin embargo, el proyecto fue archivado. 

Clarke regresa a la isla en 2005, justo a tiempo para ser convocado por el recién formado Nacional para los Juegos de las Islas . Tras una primera derrota por 4-0 ante las Islas Shetland, Malvinas vence por 2-1 a Saaremaa, una isla de unos 40.000 habitantes en Estonia que podría alinear a algunos profesionales y un futbolista con más de 70 partidos con la selección de Estonia. Todavía se considera la victoria más prestigiosa de las Malvinas y Clarke es el autor del primer gol, anotando desde el punto de penalti que le había merecido. Sin embargo, para Patrick Watts, el gerente general del equipo, Clarke no debería haber jugado de titular debido a la falta de ritmo y condición física. “Pero su tío es el entrenador”, fue la justificación. 

Watts, quien es una figura central en el fútbol de las Islas Malvinas, siempre ha sido muy crítico con Clarke. Según su relato, Cichello le habría preguntado a otros 4 o 5 jugadores de Falkland si estaban interesados ​​en audicionar para Boca Juniors, pero solo él había caído en la trampa. Su viaje a Argentina sería todo “una operación de propaganda orquestada por Cichello”, que buscaba publicidad para sí mismo, y por la madre de Clarke, que siempre ha sido pro-argentina. Para Watts Clarke ni siquiera ha sido nunca el mejor jugador de la isla. En su juventud había demostrado cierto talento pero “siempre ha sido demasiado perezoso, y eso se reflejaba no solo en el campo, sino también en el día a día”.

Una versión implícitamente confirmada también por Cichello, según la cual Clarke ha hecho más por las relaciones entre argentinos y habitantes de las Malvinas que veinte años de relaciones diplomáticas: «Es un pionero. Llegó a un país enemigo, un país que creció odiando a causa de la guerra. Esta elección no puede subestimarse». En el pasado mes en Buenos Aires, Clarke ha demostrado que puede haber integración: «Lo recibió Maradona, el Rey de Argentina, dijo que tenemos niñas hermosas. Bebió nuestro mate. Él es como nosotros. De repente, los malvinenses se han convertido en buenas personas’.

Clarke también admitirá que puede haber sido utilizado por Boca, pero también que tuvo una buena experiencia, que mejoró mucho en esas siete semanas. “Sabía que no era lo suficientemente bueno para jugar en Boca, pero entrenar en ese calor intenso y con entrenadores calificados realmente me ayudó a crecer”.

Tras el gol que marcó al Saarema, es difícil seguir su carrera. Participó en los Juegos de las Islas en 2009, cuando Malvinas perdió los tres juegos y también en 2013, cuando logró arrebatarle una medalla de bronce en una edición disputada en Bermudas. En un torneo de cuatro jugadores, ganó la final 6-0 por el 3er lugar contra Islas Froya. Martyn Clarke también anotó el primer gol en esa ocasión, de cabeza a un tiro de esquina. Según la noticia, mientras tanto se ha convertido en defensa , en un radical cambio de posición quizás por su atletismo. Al regresar a la isla, fue honrado por el gobernador de las Malvinas, Nigel Haywood. 

Malvinas

El equipo de las Malvinas en los Juegos de las Islas 2013. Clarke debería estar en la última fila, casi completamente cubierto por una chica frente a él. 

Las últimas noticias que se pueden encontrar sobre él datan de hace un par de años. Martyn está casado, vive en las Malvinas y trabaja en una empresa constructora. Ya no juega al fútbol sino al golf. Al parecer hay un campo en la isla, uno de los más australes del mundo, quién sabe lo que significa jugar con ese viento. Seguro que le resultará menos complicado que intentar jugar al fútbol en un lugar que se disputa desde hace casi 200 años. 

Gregorio Estremera

"Pionero de Internet. Alborotador. Apasionado amante del alcohol. Defensor de la cerveza. Zombie ninja".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.