¿Con o contra Putin? América Latina está desgarrada por la guerra en Ucrania

Mientras que en los países de la Unión Europea (más Gran Bretaña) hay una postura unánime de condena a la invasión militar de Rusia a Ucrania, en otras partes del país. la posición mundial es más heterogénea. Es el caso de Asia, empezando por China, en África y especialmente en América Latina, región donde Moscú ha incrementado su presencia en los últimos años en términos de intercambios comerciales, intereses políticos y cooperación militar.

Entre los países abiertamente compuestos con vladimir putin está Venezuela de Nicolás Maduro, Nicaragua de Daniel Ortega y Cuba, aliados históricos de Moscú desde la época soviética. Desde Caracas se da el primer reconocimiento de una república prorrusa independienteTanto Maduro como su mano derecha Diosdado Cabello, el gris líder del poder militar, elogiaron el accionar de Putin, al que definió como un baluarte en la lucha global contra el imperialismo norteamericano y europeo. “La OTAN, Estados Unidos y la Unión Europea –dijo Maduro– quieren destruir a Rusia y, con ella, a este mundo multipolar que se creó gracias al esfuerzo de un gran líder como Vladimir Putin. ¡Estamos a su lado, ahora y siempre!”. En los últimos años, Venezuela ha obtenido importantes líneas de crédito internacionales de Rusia, así como una alianza militar con la entrega de personas y vehículos rusos para entrenamiento y entrenamiento de las Fuerzas Armadas Bolivarianas. Mismo escenario en Managua, con presidente autoritario daniel ortega quien se hace llamar el “hermano de lucha” (hermano luchador) de su homólogo ruso. Cuba Ciertamente, no hay necesidad de mencionar la lealtad a Moscú, que se ha mantenido casi intacta durante medio siglo, incluso si la ayuda escasea hoy.

En el otro lado hay un gobierno que abiertamente se puso del lado del ataque ruso únase al coro de fe visto en Europa y los Estados Unidos. Ahí Colombia El presidente Iván Duque, socios estratégicos (para muchos ahora únicos) de Washington en América del Sur, elUruguay del conservador Luis Lacalle y también Chile, con una posición similar del lado del presidente saliente Sebastián Piñera y su sucesor Gabriel Boric, quienes asumirán el cargo el 11 de marzo. “Rusia – escribió Boric – ha elegido el camino de la guerra para resolver el conflicto, nuestra solidaridad se dirige a las víctimas inocentes”.

La imagen es menos lineal, con una posición que bordea la ambigüedadal trasladarse a tres países relevantes de la región como son Argentina, México y Brasil. “Nuestra posición -dijo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador- es condenar la agresión militar e invasión a Rusia, pero quiero dejar en claro que lo mismo haremos para otras invasiones, así sea, por ejemplo, China o Rusia Los Estados Unidos “. Palabras que no convencen a la comunidad ucraniana en México, que querrá una posición más fuerte y está “dedicada” a las acciones de Putin. Hay que decir que México, sin embargo, votó a favor de una resolución condenando a Moscú por parte del Consejo de Seguridad de la ONU, que es miembro no permanente. Sin embargo, lo mismo que hizo Brasil en Brasilia la posición a nivel oficial es muy diferente. Primer día del ataque al vicepresidente hamilton mourao, quien es un ex general del ejército, condenó enérgicamente las acciones de Rusia y también afirmó que las sanciones no eran la forma correcta de detenerlo. “Las sanciones no tienen sentido, ante este tipo de acciones tenemos que responder a nivel militar”. Los comentarios provocaron una respuesta inmediata de su “jefe”, el presidente Jair Bolsonaro, quien se había reunido con Putin en el Kremlin unos días antes (16 de febrero). Fue una reunión centrada no en Ucrania, sino en las relaciones comerciales entre los dos países, con Rusia como el principal proveedor de fertilizantes para el importante sector agroindustrial de Brasil. “Soy el presidente de la república –dijo Bolsonaro, silenciando a su diputado– y soy el único autorizado a hablar en esta situación. Brasil está en contra de la guerra de cualquier manera, pero queremos ser neutrales porque creemos que esa es la única forma de ayudar a lograr la paz”. Bolsonaro ha recibido duras críticas por su visita a Putin también por la Casa Blanca, que así lo manifestó en un comunicado de la Secretaría de Estado. “Al visitar al líder ruso mientras el país se prepara para una agresión militar, Brasil está poniendo en riesgo los esfuerzos globales para evitar un conflicto. Una actitud que va en contra de su énfasis histórico a favor del progreso y la paz”.

Curiosamente, la posición de Bolsonaro es similar a la del expresidente y su principal oponente político Lula da Silva. “Me parece inconcebible – dijo Lula – que en 2022 todavía haya este tipo de guerra. Condeno esta invasión, que es similar a muchos otros puntos de vista de los Estados Unidos y otras potencias coloniales europeas. Tienes que negociar y encontrar la paz”. Su Partido Laborista (PT) ha ido más allá. El primer día del conflicto, cuando los tanques rusos entraron en territorio ucraniano, Senadores del PT han emitido una carta de rechazo a la agresión de Estados Unidos y la OTAN, lo considera como la razón principal de la guerra en curso. “Estados Unidos no quiere una Rusia militarmente fuerte y una China económicamente fuerte”. La carta fue eliminada del sitio web del partido poco después, pero fue recogida en su mayoría por izquierdistas en Brasil y otros países de la región. La tesis de que Putin se vio obligado a actuar para evitar un golpe de Estado por enésima vez del imperialismo estadounidense apareció en varios periódicos y sitios web.

Claras contradicciones también marcan la posición argentina. Buenos Aires pidió el fin del conflicto, pero la Organización de Estados Americanos no quiso condenar públicamente la invasión rusa. El presidente peronista, Alberto Fernández, fue fuertemente criticado por su visita de Estado a Moscú a principios de febrero, cuando llamó a Putin amigo de Argentina y aliado clave en la disputa en curso sobre las deudas impagas con el Fondo Monetario Internacional. Un amigo que parece incómodo hoy, pero que no se puede descargar cada vez.

Adelmira Dorado

"Se cae mucho. Aficionado a la televisión en general. Fanático de los zombis incurables. Solucionador de problemas sutilmente encantador. Explorador aficionado".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.