Argentina: Peronismo y esperanza libertaria

Publicado el 23 de julio de 2022




TENER
+

Por Octavio Bermúdez.

Argentina, el misterio de Sudamérica. ¿Cómo es posible que un país que una vez fue el más próspero del mundo ahora esté en el puesto setenta y tres (ver imagen a continuación)? También ocupa el sexto lugar enÍndice Anual de Miseria. ¿Cómo pudo pasar esto? ¿Qué está pasando ahora mismo?

La historia de cómo Argentina cruzó el camino de la decadencia es buena para otro momento (esperen el artículo). De momento me conformo con ilustrarlo con la siguiente imagen. En este ensayo examino la política argentina actual y la posibilidad de un giro del movimiento libertario.

panorama politico argentino

El actual gobierno, encabezado por el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK), es peronista (neoperonista, en realidad, como lo llaman filósofos como Miguel Wiñazki), más precisamente kirchnerista, que es la rama moderna del peronismo.

El peronismo ha sido la ideología argentina por excelencia desde el primer gobierno peronista en 1946, encabezado por Juan Perón. Económicamente, los peronistas estaban nuevo distribuidor keynesianos extremistas, proteccionistas y monetarios (con excepción del gobierno de Carlos Menem y su caja de conversión). Socialmente, son progresistas y autoritarios (su gobierno mata y arresta a opositores políticos y limita la libertad de prensa). Los peronistas representan alrededor del 27% del electorado actual.

La oposición tiene dos competidores principales, incluido el grupo predominantemente socialdemócrata Juntos por el Cambio (Together for Change) y el movimiento libertario emergente, La Libertad Avanza (Freedom Forward).

El grupo de oposición más importante es Juntos por el Cambio. Es difícil describir este movimiento, porque es una coalición en una arena política muy grande. Juntos por el Cambio incluye socialistas, socialdemócratas, conservadores, los llamados radicales (especialmente socialdemócratas y socialistas), liberales clásicos y peronistas. Son básicamente una coalición que tiene como objetivo llegar a la mayor cantidad de votantes posible.

Ganaron las elecciones presidenciales en 2015, derrotando a los peronistas, pero perdieron la reelección en 2019 ante la misma coalición peronista. Económicamente, se sitúan entre el liberalismo clásico y la socialdemocracia extrema. Socialmente se pueden resumir en progresistas, en su mayoría, pero demócratas, a diferencia de los peronistas. Hoy, Juntos por el Cambio representa el 26,6% del electorado.

La tercera gran coalición estaba formada por La Libertad Avanza (en la ciudad de Buenos Aires) y Avanza Libertad (en la provincia de Buenos Aires). El primero estuvo encabezado por el economista y anarcocapitalista austriaco Javier Milei y el segundo por el economista neoclásico y liberal clásico José Luis Espert. El movimiento defendió la posición libertaria tradicional, defendiendo los mercados libres y la libertad individual.

Enfatizaron y popularizaron el concepto de “casta”, refiriéndose a los políticos que contribuyeron a la caída social y económica estable de Argentina, lo que llevó a muchos a llamarlos antisistema. El movimiento entra en la corriente principal en las elecciones legislativas de 2021, cuando La Libertad Avanza y Avanza Libertad ganan juntas 983,673 votos, obtuvo cuatro escaños en la Cámara de Diputados. Según una encuesta reciente, 22,8% votante elegirá a Javier Milei como presidente en las próximas elecciones.

Perspectivas de cambio

La coalición mejor ubicada para ganar las próximas elecciones fue Juntos por el Cambio. Si ganan, Argentina puede esperar uno de dos programas económicos diferentes, dependiendo de qué lado de la coalición gane internamente.

Si el ala socialdemócrata/socialista encabezada por Horacio Rodríguez Larreta, gobernador de la ciudad de Buenos Aires, toma el control de Juntos por el Cambio, los argentinos deberían esperar un plan similar al que implementó en la ciudad, a saber, obras públicas, impuestos más altos. , control del comportamiento de la población al estilo chino, y política monetaria basada en la teoría monetaria moderna (dirigida por economistas como Martín Lousteau, quien asesoró a Larreta).

El plan de Larreta se parecía a una propuesta política peronista, pero la diferencia era que Larreta era un funcionario eficiente, mientras que los peronistas como Fernández eran ineficientes. La ventaja de los socialistas ineficaces es que terminan sin hacer nada, a diferencia de los socialistas efectivos, por lo que Larreta en realidad puede hacer más daño que los gobiernos peronistas de izquierda, como han sugerido muchos influyentes liberales clásicos como Carlos Maslatón.

Otra opción para Juntos por el Cambio es la elección de los liberales clásicos moderados, encabezados por los expresidentes Mauricio Macri y Patricia Bullrich. Proponen reducir el gasto público y los impuestos mediante la estabilización monetaria (ya sea mediante la dolarización o un banco central independiente). Sus posibilidades de ganar la lucha interna son buenas pero no definitivas. Como no podían perder contra Lareta, podrían hacer un trato con él.

Es demasiado pronto para decir quién ganará esta lucha interna. Romper la coalición o llegar a un acuerdo con Larreta y su candidatura a la presidencia son las dos principales posibilidades de Juntos por el Cambio, según información privilegiada.

Independientemente de la fuerza de la oposición, la coalición existente no se dejará derrotar sin luchar. Por lo tanto, Argentina debería esperar varias tácticas peronistas para mantener el poder, incluido el uso de medidas antidemocráticas. El gobierno de Fernández es probablemente el único gobierno en el mundo donde el vicepresidente tiene el poder real, ya que CFK fue el que obtuvo más votos y eligió a Fernández como su candidato presidencial. (Eligió postularse para vicepresidente porque no creía que con su pasado criminal y el fracaso de su administración anterior, la gente lo elegiría como presidente nuevamente).

A pesar de la reciente agitación debido a sus polémicas declaraciones sobre la legalización del control de armas y el tráfico de órganos, las perspectivas de Milei son buenas y crecientes. Muchos han sugerido que podría ser el próximo presidente y, de ser así, sería el primer presidente libertario del mundo.

Es claro que la principal oposición es entre Juntos por el Cambio y La Libertad Avanza de Milei. El destino de Argentina estará determinado en el gran choque entre socialismo y libertarismo, libertad y control estatal. Liberty parece no tener un camino claro, ya que los socialistas han comenzado a utilizar fondos públicos para financiar los ataques de los principales medios de comunicación contra los libertarios.

Las elecciones se llevarán a cabo el próximo año, pero para Argentina, un año se siente políticamente como una década. Todos se preguntan cómo resultará, pero será interesante.

Traducción de contrapunto

En la red

Adelmira Dorado

"Se cae mucho. Aficionado a la televisión en general. Fanático de los zombis incurables. Solucionador de problemas sutilmente encantador. Explorador aficionado".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.