Montuori, el ‘Miguel Ángel’ de la Fiorentina con el destino sellado | primera página

Fiorentina de Fulvio “Fuffo” Bernardini terminó la temporada 1954-1955 en el quinto lugar . No es un resultado que le satisfaga plenamente ni a él, ni a la conductora y ni siquiera a la hinchada morada que, tras el tercer puesto de la temporada anterior, esperaba que la Fiorentina pudiera mermar el dominio de las escuadras del Norte. Bernardini, que siempre ha hecho de la técnica el aspecto principal de sus equipos, pide a la conductora que fortalezca el equipo con jugadores capaces de elevar la calidad del equipo.

El presidente Enrico Befani se lleva la mano a la cartera y complace a Bernardini trayendo a Florencia al talentoso lateral brasileño Julio (antiguo hincha de Bernardini) ya un casi desconocido delantero argentino llamado Miguel Angel Montuori.

Pero si sobre el primero hay pocas dudas (sus actuaciones en el Mundial de Suiza el año anterior con la camiseta de Brasil han dicho de forma inequívoca sus cualidades), sobre el segundo las dudas son todas e inemocionadas.

Montuori, nacido en Rosario en 1932 de madre argentina y padre italiano (pescador napolitano) en Argentina, jugó un par de temporadas en el Racing de Avellaneda antes de mudarse a Chile.

Aquí lo notó un sacerdote, un tal Padre Volpi, un italiano apasionado por el fútbol, ​​quien lo recomendó calurosamente a los entrenadores de la Fiorentina.

La Universidad Católica de Santiago, sin embargo, no tiene intención de privarse de su joya, capaz en la temporada que acaba de terminar de llevar al equipo al título con sus goles.

Con dieciocho millones de liras el trato está cerrado.

Muy pocos juegos son suficientes para interpretar el juego que Montuori lo vale todo.

Primero un gol a la Juve en el tercero de liga (¡victoria a domicilio de Viola por cuatro goles a cero!), luego un doblete que le pasa al Torino al Comunale en los minutos finales pero sobre todo un gol en el triunfo en San Siro con el AC Milan campeón En el cargo definitivamente claro que la Fiorentina ha encontrado la cuadratura del círculo.

La consagración definitiva llegó el 31 de diciembre de 1955.

Se juega Nápoles – Fiorentina , que se adelanta un día respecto a los demás partidos de la liga. Se juega en el Estadio Nacional de Roma por la descalificación del campo del Napoli y hay una novedad absoluta: el primer partido de fútbol retransmitido en directo por la Rai.

Fiorentina ganó por cuatro goles a dos. Montuori y Virgili marcarán un doblete cada uno pero a los ojos y en la memoria de todos quedará el primer gol de Montuori anotado poco después de la media hora.

El número diez morado recibe el balón al borde del área. Finta el remate de derecha mientras que en cambio devuelve y falla la intervención de Tre Re, el defensa del Napoli.

Se presenta solo frente a Bugatti, el número uno de los napolitanos.

Ama el tiro aquí también, envía a Bugatti a sentarse y deposita el balón a la izquierda en la portería desprotegida.

Un gol “de antología” como se llamó en su momento.

Será la Viola al final de temporada la que gane el Scudetto , el primero en la historia de la compañía de las azucenas.

Montuori el clásico rematador que juega detrás del principal delantero , el poderoso Virgili. Con la velocidad y la inspiración de Julinho por las bandas, la Fiorentina cuenta con un trío de delanteros de valor absoluto y la organización de juego que le ha dado Bernardini al equipo (el equipo sufrirá sólo veinte goles en todo el campeonato) hará el resto.

Doce puntos por delante del segundo (Milán) y una hoja de ruta prácticamente perfecta, “manchada” sólo por la derrota, única en todo el campeonato, en la última jornada ante el Génova en el Luigi Ferraris.

La clase de Montuori ilumina el Comunale y los aficionados a la viola lo eligen como su ídolo indiscutible.

A diferencia de Julinho que no logra ganar la famosa “saudade” por su amado Brasil, Montuori ama Florencia y se integra perfectamente en la vida de la ciudad y su gente.

Su simpatía, su amabilidad y su disponibilidad hacen que sea aún más querido por la gente morada que por sus cariños número “10”.

En la temporada siguiente, la Fiorentina no solo se confirmó como una gran realidad en nuestro campeonato con el segundo puesto detrás del Milán, sino que para los toscanos hay hasta un paseo simplemente suntuoso en Europa que permite a Montuori, Sarti y compañeros llegar a la final de la Champions. Copa. Luego perdió en el Santiago Bernabéu ante un Real Madrid que además de tener una formación “estelar” también se dio el lujo de jugar la final entre muros amistosos.

Pasan las temporadas y la Fiorentina de Bernardini, con Montuori cada vez más líder indiscutible del equipo, sigue manteniéndose en lo más alto del fútbol italiano.

Mientras tanto, también debutó con la selección italiana de la que saldrá en el amistoso contra España en febrero de 1959, el primer ‘nativo’ en llevar el brazalete de capitán.

Incluso después de la despedida de Bernardini (que pasó en el banquillo de la Lazio) y de Julinho (que volvió a Brasil), la Fiorentina sigue sorprendiendo con los resultados y la calidad del juego.

Ahora ha llegado un pequeño sueco junto a Montuori, muy ágil y legible en el área penal. Su nombre es Kurt Hamrin y el entendimiento entre los dos se vuelve proverbial.

En la temporada 1958-59, la Fiorentina aún terminará en segundo lugar (todavía detrás del AC Milan de José Altafini y Cesare Maldini), sin embargo, anotó 95 goles impresionantes, con Hamrin anotando 26 veces y Montuori 22.

También en la temporada siguiente la Fiorentina conseguirá un segundo puesto (el cuarto consecutivo tras el título de 1956) esta vez por detrás de la Juventus en Sívori y Charles.

Pero será la temporada 1960-1961 la que entrará en la historia del club toscano.

A pesar del rendimiento que luce en la liga (solo un 7º lugar), la Fiorentina puso dos trofeos en el tablero: la Copa de Italia, conquistada en la final ante la Lazio y la Recopa ganada ante el Glasgow Rangers, derrotada por dos a cero en el foso de Ibrox Park a la salida y dos a uno a la vuelta al Comunale.

Estos triunfos, sin embargo, llegarán sin la aportación de “Michelangelo” Montuori.

De hecho, será esta temporada que la mala suerte comenzará a apuntar al campeón argentino por ahora naturalizado italiano y titular permanente de nuestra selección.

Un jovencísimo entrenador húngaro con un pasado simplemente legendario como futbolista ha llegado al banquillo de los Viola hace unas semanas. Su nombre es Nándor Hidegkuti está en el estado uno de los grandes protagonistas del “equipo dorado”, Hungría en los años 50.

Hidegkuti, aunque modifica el estilo de juego de la Fiorentina, sigue creyendo que Montuori, que mientras tanto se ha convertido en el capitán del equipo, es fundamental.

Montuori, sin embargo, tiene varios problemas físicos en esa temporada y para evaluar su completa recuperación el “técnico” húngaro decide utilizarlo en un partido por el torneo De Martino en Perugia.

Será el último partido que jugará Montuori en su carrera.

Hay un aplazamiento del portero de la Fiorentina hacia el área donde se encuentra Montuori.

El balón se lo pasa por alto y cuando Montuori se gira para perseguirlo es golpeado por la volea del defensa contrario, que estaba a pocos metros de él.

El balón le pega entre la sien y la oreja derecha.

Montuori cae al suelo inconsciente. Reanuda varios minutos después en el vestuario.

El médico de la Fiorentina Giusti no considera necesaria la hospitalización para las investigaciones.

Todo Parece Solucionado.

A la mañana siguiente, sin embargo, Montuori está enfermo. Vista “doble” y borrosa.

En el hospital se encuentra el desprendimiento de retina y sobre todo una tremenda “diplopía”.

Largos meses en cama, casi siempre con los ojos vendados para no cansar la vista en espera de la operación.

La operación se lleva a cabo pero con los buenos resultados ligados a la vista totalmente recuperada llega el diagnóstico final de los médicos: el fútbol capítulo cerrado.

Con apenas 28 años, en el mejor momento de su carrera.

Su Fiorentina, su brazalete de capitán, su puesto de titular en la selección.

tuto finito. por semestre.

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES

Pero la mala suerte no lo suelta.

Poco tiempo después de la exitosa operación del ojo surge otro problema, incluso peor que el anterior: parálisis en el lado izquierdo del cuerpo.

Otra operación de emergencia, pero los problemas se prolongan durante algún tiempo.

Miguel Ángel no puede ni siquiera realizar las operaciones diarias más simples.

Se necesita un largo trabajo de recuperación y rehabilitación antes de volver a una vida casi normal en los primeros meses de 1962.

Todo parece haberse resuelto finalmente. Montuori consigue trabajo en un periódico local . Escribe bien, con gracia y creatividad y durante su convalecencia ha desarrollado una gran pasión por el juego de ajedrez en el que rápidamente se vuelve muy bueno.

De ninguna manera. La mala suerte sigue acosándolo. El periódico cierra y Montuori, sin trabajo, también tiene que lidiar con dolores de cabeza cada vez más fuertes y persistentes.

Nel 1963 viene operado por un aneurisma.

Otros tratamientos, alterterapia, otros largos periodos de reeducación.

Montuori sin primavera. Comienza a entrenar, principalmente equipos amateurs en la provincia de Florencia.

Algunos buenos resultados pero como él mismo reconoce “No tengo lo que hay que tener para ser entrenador. No tardé mucho en entenderlo”.

Mientras tanto, el dinero se está agotando.

Mucha gente le ofrece apoyo pero Montuori es demasiado orgulloso y moralmente honesto para aceptarlo.

Vende el departamento donde vivía en la ciudad y regresa a Chile con su amada Teresa y cuatro hijos.

Durante un tiempo no hubo noticias de Montuori.

El recuerdo más célebre de su permanencia en Chile se refiere a su gran pasión por el ajedrez que incluso lo llevó a derrotar al campeón nacional chileno Letelier en 1972.

En Florencia, sin embargo, nadie lo ha olvidado.

En 1988 llegó una invitación de la afición que decidió organizar una fiesta para celebrar los tres grandes números “10” de la historia de la Fiorentina: Giancarlo Antognoni, Giancarlo De Sisti y él, Miguel Angel Montuori.

Los excompañeros le pagan el viaje desde Santiago.

Montuori puede volver a Florencia donde es acogido con el cariño que dedica a las personas “especiales”.

En esa pequeña fiesta de finales de mayo, Miguel Ángel y su mujer también pueden ver a los dos niños que años antes habían regresado a Italia y conocer a los dos nietos que tuvieron con su hija Olivia.

Pero las sorpresas no han terminado.

Lo más grande llega cuando Miguel Ángel y Teresa ya están pensando en el viaje de vuelta.

Se realizó una colecta entre excompañeros y hinchas de la Fiorentina.

Para Montuori y su esposa hay una casa lista para mudarse y permitir que la pareja se quede en Florencia por el resto de sus vidas.

El Municipio de Florencia, sabiendo de la pasión de Montuori por los libros, le encontró un lugar en la biblioteca municipal y, mientras tanto, también se convirtió en un buscador de talentos para el equipo de fútbol del distrito donde vive Montuori.

El gran corazón de Florencia acogía así a uno de sus hijos predilectos, demostrando que todavía hay alguien que sabe dar importancia a la “memoria” y donde la palabra “gratitud” todavía tiene un valor.

Que fueron las cualidades humanas incluso antes que las deportivas lo que Montuori fue tan querido en Florencia lo atestigua una sobreanécdota que se conoció muchos años después del hecho.

A pocos días de la terrible inundación que azotó Florencia en noviembre de 1966, aparece en el Municipio Miguel Ángel Montuori.

Con él tiene todos los trofeos que ha ganado durante su carrera. Copas, medallas y placas que decide donar a la Municipalidad de Florencia para poder recaudar fondos tras la terrible tragedia que azotó a la ciudad.

Será el propio alcalde de Florencia, Pier Francesco Bargellini, quien traerá personalmente su trofeo a Montuori.

“Son el recuerdo de toda su carrera. Le pertenecen y ella debe quedarse. Pero déjame decirte que tu gesto de extrema nobleza”.

Estas fueron las palabras del alcalde en aquella ocasión.

Miguel Angel Montuori morirá en “su” Florencia en junio de 1998 a la edad de 66 años.

Yessenia Verde

"Típico ninja de la televisión. Amante de la cultura pop. Experto en Internet. Aficionado al alcohol. Aspirante a analista. Aficionado general al tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.