Momentos opuestos de Francia y Estados Unidos en el tenis masculino: la primera parte. La ausencia de cambios generacionales transalpinos que ahora esperan… Tsonga

Son dos países que históricamente han sido el centro del sistema tenístico. Han sido anfitriones de dos de los cuatro Grand Slams, están en el podio del ranking multinacional de la Copa Davis. Son Estados Unidos y Francia. Juntos ganaron más de 110 Grand Slams en individuales masculinos (aunque es necesario resaltar la aparente prevalencia estadounidense en estos datos), pero Estados Unidos no ha ganado desde 2003 y, en lo que respecta a Francia, debemos repetir ese récord durante otros 20 años.que. Sin embargo, la transalpina puede enorgullecernos Señor Chauvin (el legendario guerrero del que proviene el término “chovinismo”) recuerda su victoria en la Copa Davis en 2017 y así se burla de los estadounidenses que no levantan la ensaladera desde 2007. En esta primera parte analizaremos nuestra situación. vecinos y primos francesesmientras que en el segundo episodio es tu turno estados.

Sin duda, los malos resultados de los dos países en los últimos 15 años tienen la principal causa Tres grandes (cuatro si también consideramos a Murray). De hecho, Francia tuvo una generación dorada con Gasquet, Monfils, Tsonga y Simon que, sin embargo, tuvo la mala suerte de encontrarse con una de las concentraciones de campeones más extraordinarias de la historia de este deporte.. Sin embargo, si, como veremos en la segunda parte de este foco, Estados Unidos parece haber salido del túnel, no puede decirse lo mismo de los bleus.

Así lo demuestran los resultados de los dos últimos Grand Slams: en Wimbledon solo un francés superó las dos primeras rondas y no un joven prometedor sino el Gasquet habitual. En Roland Garros, en una zona históricamente favorable para los locales, solo dos jugadores franceses llegaron a la tercera ronda (en comparación, por ejemplo, con cuatro estadounidenses, nunca grandes terratenientes): Gastón y Simón que están “retirados”. Si quieres una figura más plástica, debes saber que existe un serio riesgo de que por segundo año consecutivo los transalpinos solo se lleven a casa un torneo ATP y esto no tiene precedentes en el nuevo milenio.

Francia tiene actualmente solo dos jugadores menores de 25 años entre los 100 mejores, Halys y Gaston. Y están en las casillas 73 y 74, respectivamente (Italia y Canadá también tienen dos pero definitivamente están por delante; España tiene cuatro y uno es Alcaraz; Argentina tres de los cuales se emparejan – Báez y Cerundolo – en una escalada increíble; para datos impresionantes de EE. UU., puede esperar la segunda parte o ir y contar). Está claro que no ha habido un relevo generacional hasta entonces: Tsonga jugó su último partido en París hace dos meses, Simon esperará a final de año para colgar la raqueta, Monfils lleva casi tres meses sin jugar y Gasquet está haciendo lo que puede. La carrera de Pouille se hundió después de las semifinales del Abierto de Australia en 2019, donde obtuvo brevemente el título digno sucesor de cuatro mosqueteros contemporáneos (que a su vez eran herederos de los mosqueteros de las décadas de 1920 y 1930: Cochet, Lacoste, Brugnon y Borotra). Y todavía no hay perspectivas emocionantes en el horizonte.

El primer francés en el ranking Next Gen tiene 31 años, mientras que es demasiado pronto para poner a cargo al nuevo campeón junior de Roland Garros, Gabriel Debru (16).. Si realmente es el próximo líder transalpino, todavía significaría que ha superado a toda una generación de Z. Humbert, nacido en el 98, parecía muy rico hasta hace unos meses y después de su victoria en Halle en 2021 ha ascendido al número 25. Su año 2022, sin embargo, fue un desastre: ganó dos partidos consecutivos solo en Wimbledon, de los que ni siquiera pudo sacar ventaja para el ranking, y de hecho cayó al puesto 152. Moutet, 23 años y número mundial 102, tiene un gran talento pero sus limitaciones físicas y de carácter no es ningún misterio.

En mayo, Internazionali d’Italia contó con la presencia de españoles (7), estadounidenses (6), argentinos (4), etc. ¿Francia presente? Cero. L’Equipeentonces, se puso en contacto Jan de Witt, ex entrenador de Simon y Monfils. “El tenis masculino francés cambia de rumbo cada dos o tres años. Hacemos algo, luego viene gente nueva y hacemos algo diferente. Si queremos construir un programa que lleve a los jugadores a la cima, tomará al menos cinco años, tal vez ocho o diez, para comenzar a ver resultados.“El problema, según el entrenador nacido en Alemania, no es qué sistema usar, sino elegir uno y no apresurarse a cambiar. ¿Es ayuda externa de la federación a nivel técnico y económico (Italia) o inversión en estructuras internas? (Canadá)).

Sin embargo, los puntos bajos de los movimientos de tenis de nuestros amados primitos coincidieron con Roland Garros 2021: ningún jugador (de 29, incluidas mujeres) en la tercera ronda. En ese caso RMC deportes destaca la brecha entre la solidez financiera de la Federación Francesa (FFT) y los resultados inexistentes sobre el terreno. Para analizar la situación, los periódicos franceses escucharon Patrice Hagelauer, director técnico nacional de 2010 a 2013 y exjugador de Gianni Mina.“Baby Monfils” que se retiró el año pasado a los 29 años y nunca superó el puesto número 219. Hablando de este último, Hagelauer dijo: “Pensamos demasiado en ciertos jugadores. Técnicamente no es lo suficientemente bueno, por lo que realmente no creemos en su calidad y fuerza.“En breve, incluso una posición técnica demasiado radical ha socavado el relevo generacional.

Mina confirmó que no sentía confianza en él y agregó otro detalle sobre esos años: “En Francia estamos en un período de exceso de confianza. Tenemos que prepararnos para lo que viene pero hay cierto consuelo por parte de los jugadores y del entrenador. Si el entrenador no tiene la energía, es difícil llevar a los jugadores al más alto nivel.“. Incluso el ex presidente de FFT, Guidicelli, recordando los años en que fue vicepresidente y fue entonces cuando Monfils & co. aun estan verdes denuncialo RMC un período donde la brecha generacional ya era visible, pero su atención solo estaba enfocada en el presente.

También Tsonga dijo después de Roland Garros Horrible el año pasado: “La tarea de la Federación debe ser proporcionar los medios para que los clubes pequeños sigan mejor a los jóvenes, dondequiera que estén.En definitiva, para el ex número 5 del mundo, La FFT debe mirar más allá del Centro Técnico Nacional de París. Jo trató de ayudar a la mudanza con los suyos. Academia Completa, cofundado con Thierry Ascione (su ex entrenador). Habiéndose convertido en el protagonista de la cancha, quién sabe si no será él quien contribuya al nuevo esplendor del tenis masculino francés. Deja que seaEra de las luces o uno belle poquepequeño cambio.


Martín Baca

"Pionero del café. Analista. Friki de la música en general. Experto en tocino. Organizador devoto. Ninja incurable de Internet. Emprendedor".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.