Malvinas, por siempre en los corazones y exigencias de Argentina


Den la Constitución, libros escolares, murales, tatuajes en la piel… Las Islas Malvinas, en el centro del conflicto con Gran Bretaña en 1982, obsesionaron la política y el corazón de Argentina, en tótems y cemento en ese momento no tenían asidero .

“La restauración del territorio y el pleno ejercicio de la soberanía (…) es fin permanente e inalienable del pueblo argentino”. La constitución argentina de 1994 es inequívoca sobre lo que representa la cuestión de las islas del Atlántico Sur de la nación sudamericana: política de Estado.

“¡Malvinas Argentinas! Llorando al viento y rugiendo el mar…” El 2 de abril, como cada año por “Veteranos y Caídos en Malvinas”, los escolares cantarán “Marcha de Malvinas”, reza el himno oficial de la isla -isla, que fue concebida en 1941, y que evoca la “perla perdida del sur” desde la ocupación británica en 1833.

Porque en tal tiempo en el espacio, estos 12.000 km2 son arrastrados por el viento a 400 km de la costa argentina más cercana, está en casi todo el país.

A la vuelta de la esquina en Buenos Aires, donde muchos frescos representan las islas, a menudo pintados con el azul y el blanco de la bandera nacional, desafiante “¡Volveremos!” (Regresaremos).

En la señalización vial, independientemente de la provincia, donde no es raro, a lo largo de la distancia de las localidades más cercanas, encontrar la mención “Malvinas Argentinas = X km”.

Cientos de calles, estadios de fútbol y hasta un billete nacional de 50 pesos que dice “Malvinas Argentinas”.

elefante marino

“Argentina es un país complejo con, políticamente, muchas rupturas. Hay varios temas que salvan al colectivo. Pero Malvinas es el salvador del colectivo, es como la selección de fútbol”, resume Edgardo Esteban, director del Museo Malvinas en Buenos Aires. “Todos sentimos esta propiedad”.

Una encuesta de 2021, sobre una amplia muestra de 5.000 personas, muestra que más del 81% de los argentinos cree que el país debería seguir reclamando la soberanía sobre las islas, y el 10% que debería parar.

De hecho, los sucesivos gobiernos nunca han dejado de hacerlo, aunque con enfoques diferentes. Durante mucho tiempo fue a través de las Naciones Unidas donde, a principios de 1965, una resolución reconoció la disputa de soberanía entre Argentina y Gran Bretaña e instó a los dos países a encontrar una solución negociada.

La aventura militar de 1982 lanzada por la dictadura, en la que murieron 649 argentinos y 255 británicos, arrasó con estos canales diplomáticos multilaterales y alimentó una incomprensión global del sentir argentino.

“Lo que no entienden en Europa es cómo la gente puede entretener a dictadores” tras la detención de Malvinas, lamentó recientemente el Premio Nobel de la Paz (1980) Adolfo Pérez Esquivel. “Es muy difícil explicar que las Malvinas son un reclamo nacional y no un apoyo a una dictadura militar”.

En la Plaza de Mayo de Buenos Aires, las infames “Madres” de los desaparecidos bajo la dictadura, en su ciclo de sufrimiento y rebeldía, portaban en ese momento pancartas que declaraban “Malvinas es Argentina, los desaparecidos también”.

Después de la guerra, la política argentina fue temporalmente “desmalteada”, en particular con la reanudación de las relaciones con Londres en 1989. Entonces el discurso fue más o menos agudo sobre la soberanía dependiente de la presidencia: más bajo el peronista Kirchner que bajo el liberal Maurico Macri. .

En el Museo Malvinas, creado en 2014, asumimos alimentar la narrativa sobre las islas para las futuras generaciones “porque solo hablamos bien de lo que sabemos”, explica su director Edgardo Esteban. “Pero desde 1982, el discurso sobre las Malvinas quedó preso después de la guerra. Pero fue sólo por un momento, en la larga historia de unión”, dijo.

Si el museo ciertamente suscita conflictos, habla de “unidades geológicas”, “plataformas marítimas continentales”, de la presencia científica pionera de Argentina, con sus primeras bases en la Antártida ya en 1946. E incluso de elefantes marinos rastreados entre los Malvinas y tierra firme. , sus dos “casas”.

30/03/2022 13:52:13 – Buenos Aires (AFP) – © 2022 AFP

Adelmira Dorado

"Se cae mucho. Aficionado a la televisión en general. Fanático de los zombis incurables. Solucionador de problemas sutilmente encantador. Explorador aficionado".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.