La confesión de Ratzinger sobre la muerte del Papa Luciani

Albino Luciani, el último Papa italiano, fue beatificado por su sucesor que venía “del fin del mundo”. Sin embargo, esto no es una paradoja, pues en el ascenso al trono papal fue decisivo un hombre que antes siempre practicaba sus enseñanzas pastorales sólo en el Véneto, América del Sur. En el Cónclave de agosto de 1978, el principal partidario de Luciani fue el cardenal brasileño Aloisio Lorscheider, quien también era presidente de CELAM en ese momento. Pero Sudamérica es decisiva no solo para las elecciones Juan Pablo I., sino también por su esperada beatificación hoy en la Plaza de San Pedro. Como recuerda hace unos días un postulador de la causa, el cardenal Beniamino Stella, el impulso decisivo en el inicio del proceso de beatificación se produjo en 1990 cuando toda la Conferencia Episcopal brasileña hizo un llamado en ese sentido a Juan Pablo II. Posteriormente, se produjo en Argentina el fatídico milagro atribuido a su intercesión.

Causa de esta beatificación y canonización también permanecerá en la historia porque ha visto el testimonio de un Papa, aunque emérito, a uno de sus predecesores. Es el caso de Benedicto XVI que participó como cardenal en el Cónclave que eligió a Juan Pablo I. Una piedra preciosa lo que sabemos hoy es gracias Nicola Scopelliti, periodista y autor de cuatro libros dedicados al Papa del Canale d’Agordo. Ratzinger, de hecho, le envió el texto a través de su secretario privado Monseñor Georg Gänswein y acordó publicarlo en el libro final. “Dios cartero” (edición Ares), también le dijo que el Papa emérito estaba “muy feliz y regocijado por la inminente beatificación de Juan Pablo I”.

Al leer el libro de Scopelliti, resulta que Benedicto XVI respondió a un interrogatorio que le enviaron el 26 de junio de 2015 y dijo que conoció a Albino Luciani en el verano de 1977 mientras estaba de vacaciones en Bressanone. El entonces Patriarca de Venecia, conociendo la presencia del entonces obispo de Mónaco en la zona del Triveneto, quiso conocerlo y presentarle sus respetos en la casa. “Me parece un gran gesto fraternal – El confesó Benedicto XVI – que haya venido especialmente a saludarme y darme la bienvenida al Véneto en agosto es una expresión de un alma noble mucho más allá de lo habitual”. En el interrogatorio enviado al Monasterio Mater Ecclesiae en el marco de las causas de beatificación también había varias preguntas únicas relativas al comportamiento. Cónclave de agosto de 1978. Las preguntas resultaron estar en consonancia con el juramento hecho de guardar “secreto sobre todo lo relacionado con la elección del Papa de Roma”, Benedicto XVI dijo que no podía dar ninguna respuesta.

Cabe destacar la historia de Ratzinger cuando conoció la noticia de muerte inesperada por Juan Pablo I. El cardenal en ese momento se encontraba en la archidiócesis de Quito, quien fue enviado por el mismo Luciani al Congreso Nacional Mariano en Ecuador. “En medio de la noche me desperté y escuché que la puerta se abría y alguien entraba. – decir a ballena eméritacuando encendí la luz, vi a un monje con una túnica marrón. Parecía un misterioso mensajero del más allá, así que dudaba que estuviera realmente despierto. Entró y me dijo que acababa de recibir la noticia de que el Papa había muerto”. Sorprendido, Ratzinger volvió a dormirse y se dio cuenta verdaderamente de la verdad de las noticias solo a la mañana siguiente durante una misa en la que un concelebrante oró por el difunto Papa Juan Pablo I. “Finalmente, todos quedamos muy conmocionados por la noticia, cuya verdad está fuera de toda duda”, Él concluyó.

De ese testimonio surge todo el gran aprecio que Ratzinger tiene por la figura de Albino Luciani de cuya castidad dijo fue “muy confiada” en 2003 y a quien consideró “un hombre valiente sobre la base de la fe” capaz de representar “signo de esperanza” Cuando”La iglesia posconciliar está en una gran crisis”. “El cartero de Dios” (título tomado de la definición que Juan Pablo I amaba de sí mismo) es una colección de valiosos testimonios de quienes conocieron o estudiaron la figura del último Papa italiano. Los relatos que también contribuyen a explicar el misterio de su muerte que tanto se han escrito, suelen dejar más espacio a la imaginación que a la realidad. El mismo Benedicto XVI ha revelado que cree “tonto” circularon rumores sobre el presunto asesinato de su antecesor, dado que “Está claro que el Papa Luciani no es un gigante desde el punto de vista de la salud física”.

La enfermedad es un tema que vuelve a los que han conocido a Luciani. Por ejemplo, Cardenal Julián Herranz, miembro del Opus Dei, recordó a Scopelliti que en todos los encuentros que tuvo con él, el futuro Juan Pablo I tenía problemas de salud. Lo mismo Julio Andreotti puede recordar lo impresionado que quedó con la palidez del Papa recién elegido en la ceremonia de toma de posesión de la Basílica de Letrán, el 23 de septiembre de 1978. No todos saben que el siete veces primer ministro valora mucho a Luciani y está feliz de mencionarlo. cuando le preguntan si todavía se considera conservador. Respondo con Juan Pablo I: si ser conservador significa mantener intacta la fe, soy conservador“, respondió Andreotti. Y de hecho Luciani, a quien se le dio este nombre principalmente por la forma en que manejó la temporada de protestas como obispo, afirmó que “si eso significa ‘fidem servavi’ (mantener la fe), soy conservador”.

Fue un retrato que surgió del estudio de su figura y acciones, así como de su testimonio en vivo de quienes lo conocieron: siempre en el libro de Scopelliti, por ejemplo, hay una importante contribución del obispo emérito de Belluno-Feltre, Monseñor Giuseppe Andrich, quien lo conoció y visitó con frecuencia. Así recordaba el anciano obispo: “Luciani sabía que su posición creaba un vacío a su alrededor pero no dudó: ‘¿Qué harías en mi lugar? ¿Debería rechazar cualquier mención de falsedades u opiniones maliciosas que se están propagando? No lo creo, traicionaré mi misión y la de los cristianos, cuyo primer derecho es saber claramente cuáles son las virtudes reveladas por Dios’“.

Del mismo modo, para entender quién es realmente el “papa sonriente” y por qué merece ser elevado al altar, es inestimable el recuerdo de sus dos secretarios: el orionista don Diego Lorenzi que lo apoyó en Venecia y Roma y que sobre lo que escribió en un memorial. disponible para consulta en la web e don francesco tafarel, fiel colaborador de la época de Vittorio Veneto y con quien nunca se rompieron las relaciones. Don Taffarel murió repentinamente en 2014 pero aparte de dejar su testimonio para posición en causa de beatificación (que siempre se encuentra en los libros “El cartero de Dios”) también confió a Nicola Scopelliti un importante manuscrito de anécdotas e historias escritas por el futuro Juan Pablo I y hasta ahora inéditas. salen en volumen por titulo “Jugando con Dios” (Edición Ares) editado por el mismo periodista y útil, como dijo Don Taffarel, para entender “su personalidad amable y simpática, su espíritu libre e ingenioso, su amor por la gente sencilla va siempre acompañado de un profundo deseo de hacer apostolado, es decir, de llevar a Jesús a todas las personas“Un poco como el libro “Illustrissimi”, una catequesis en forma de carta a los grandes del pasado que se publicó cuando Luciani era patriarca de Venecia y que el propio Ratzinger relata que compró inmediatamente después de las elecciones de 1978 para llegar a conoce al papa. Que este día sea bendito. Detrás”.esa sencillez, es una formación, sobre todo de tipo literario, amplia y rica, como aparece de forma interesante en el cuadernillo de Illustrissimi“, explicó el Papa emérito.

Martín Baca

"Pionero del café. Analista. Friki de la música en general. Experto en tocino. Organizador devoto. Ninja incurable de Internet. Emprendedor".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.