Funeral de Carlos Menem, el polémico presidente que llevó a la Argentina al tercer milenio

Carlos Saúl Menem se fue a los 91 años. Despedida de los funerales de estado del inventor de la tercera vía a la Argentina y precursor de muchos anticapitalistas de los 90 en la remisión de los pecados de scapigliatura.

Presidente de Argentina en la década 1989-1999, de origen sirio, de musulmán pasó a ser católico y luego peronista de izquierda en su juventud, hostil al Partido Justicialista.

Fue enviado a confinamiento por los militares durante la despiadada dictadura de los generales.

Y al terminar el régimen en 1982, luego de la guerra que asoló Malvinas, continuó su carrera política.

Tan pronto como se acercaba a un poder establecido, introducía el bacilo del thatcherismo en dosis progresivas como en su más cercano rival, el general chileno Pinochet, que de hecho lideraba bajo la marca. chicos de chicago hasta 1988.

Pero el argentino es un liberalismo populista que, según muchos economistas críticos, creó una burbuja financiera con efectos nocivos.

De hecho, Menem es considerado el padre del milagro económico de los años 90 con su ministro de economía Domingo Cavallo, un profesor de economía que luego cayó en desgracia.

Su mantra es la privatización y el peso fuerte. Sin embargo, el gasto público está fuera del control del gobierno. Ocurrió varios años después de que Menem abandonara la escena. La crisis terminó con la quiebra de la tesorería estatal en 2001, lo que también condujo a la austeridad para muchos italianos (famosos Bonos de Tango) y reputación de alumno mago de Domingo Cavallo, el Menem de pura economía (ex).

“Hay el bien y el mal como en todos, pero él siempre amó a su país, siempre amó al argentino, siempre amó a los pobres, y luego siempre quiso la unidad de todos los argentinos, trabajó para eso”, dijo una mujer en cincuenta hacen cola para rendir homenaje al cuerpo.

Por “unidad” de las mujeres entrevistadas se entiende preguntas sobre los militares de la ex junta. Menem en realidad quería pasar página para perseguir el crecimiento económico y otorgar indultos a líderes dictatoriales con estrellas, como el general Galtieri, evitándolos de la cárcel.

También llegó a perdonar la simbólica y flagrante sublevación de los asaltantes de la marina, encabezados por el capitán Mohamed Ali Seineldin, quienes reclamaron el derecho a liberar a sus compañeros de barra por su papel en la dictadura.

La vida en claroscuro, por tanto, después de años donde el imperativo de lo poco estaba por todas partes: “¡hazte rico!”. Y todos tenían prisa por olvidar, menos las señoras de Plaza de Mayo, que se enfadaron con el perdón.

Aun así, Menem volvió a colocar a Argentina en el centro de la escena internacional, sobre todo porque su Argentina fue el primer gran país latinoamericano, que acababa de alcanzar la democracia, en aplicar la doctrina liberal.

Pero la especulación en esos años empujó a las potencias del sur al atractivo de la intriga internacional, como el comercio de armas con los Balcanes en guerra, con denuncias de ventas ilícitas de grandes cantidades de armas a Croacia.

También se han producido graves ataques contra sitios asociados al judaísmo, considerados por los jueces Boar, en Irán.

En 2015 Carlos Menem, que ahora tiene 85 años, fue condenado a prisión, sin cumplir condena, por corrupción y contrabando.

Para el buen gusto, Menem con bigote de sal y pimienta, piel amarilla y mirada color carbón… tan medio oriente…como quiere la canción, también es implacable conquistador del corazón de una mujer. color negro político de muchos, muchísimos, entonces Rosa.

En general, un héroe de nuestro tiempo. ¿Qué estadista podría presumir de un poco más de cinismo que Menem? Y todo ello despejado del estereotipo fácil de su “Latinoamérica”.

Escribimos un caimán sobre un presidente argentino sin mencionar a Borges, Pampa, Malbec, Chatwin y hasta al Papa Francisco, al menos resbalemos un poco: Carlos Saúl Menem alimenta sus piernas con gusto a la cámara posando en shorts y la camiseta albiceleste abrazada Diego Armando Maradona.

Desde la Media Luna, pasando por la Cruz, hasta el mano de Dios.

Quién sabe si incluso el Padre Eterno y/o Dios con él hará la vista gorda como lo hace la justicia terrenal.

Jacobo Briones

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.