Eyob Faniel, asuntos familiares: ‘Me siento afortunado’

BASSANO DEL GRAPPA – Hay un cachorro en blanco que llama mucho la atención por su dulzura y vivacidad al margen de la llegada. Media maratón BMW Jesolo Moonlight El sábado pasado. Allí para mantenerlo atado Meron Ghebrehiwet Faniel mientras que su hermano mayor, Eyob, compitió en la media maratón de Venecia y luchó para ganar. Meron no está sola, está con su novio y con toda la familia Faniel, un grupo increíblemente numeroso que la sigue y la anima. Uno mismo Eyob Ghebrehiwet Faniel es un gran campeón y hasta la fecha el corredor de maratón más rápido que ha tenido Italia, definitivamente le debe el ‘paquete’ que siguió. En cualquier sitio.

FAMILIA – Además de Meron hay un padre Ghebrehiwet Faniel HaileMamá Mitslal Ogbu Zeruhermano mayor Solomon Ghebrehiwet Faniel y por supuesto que hay Ilariasu pareja y madre de dos hermosas niñas desde hace seis años: Wintana y Liya.

A la cabeza de nuestro campeón, el hoy portador Fiamme Oro, nacido en Asmara en 1992, la capital de Eritrea, hubo pocas decepciones por su desempeño deportivo en la noche del sábado. Sí, terminó segundo, pero las cosas no salieron como él quería: “Quería correr mejor, pero esto es una prueba y para eso están las carreras así. Ahora sé lo que tengo que hacer y cómo debo entrenar en las próximas semanas para estar listo para el maratón. campeonato Europeo que tendrá lugar el 15 de agosto en Munich. Esta es una carrera que te enseña algo”.

VALORES – “Somos muy unidos – eyob dijo vi una foto familiar tomada un sábado por la noche en Jesolo: recibí importantes valores familiares de mis padres, esto refleja lo que realmente hacemos, sí, somos muy compactos. Ahora con mi pareja y mi hija, también tengo mi pequeña familia. Mis hermanos son mis mejores amigos, Meron acaba de regresar a Italia después de siete años trabajando en Alemania y rara vez nos vemos, pero el contacto siempre es fuerte. Siempre me siguen a todas partes, otro estímulo en varias carreras. Siempre nos divertimos juntos en muchos viajes”.

SUERTE – Eyob llegó a Italia a los 12 años, en 2004: “Me considero muy afortunadoTengo dos culturas diferentes dentro de mí, tanto la cultura eritrea porque pasé mi infancia allí, como la cultura italiana porque terminé viviendo aquí desde mi adolescencia. Conozco muy bien las dos culturas., lo considero una riqueza. Por ejemplo, mis padres llegaron a Italia con más de 40 años, claro que eran más introvertidos en varios aspectos”.

Y la cotidianidad se mezcla, las culturas conviven: “También los domingos vamos a casa a almorzar juntos, cocino carne a la parrilla y luego hacemos Café de Eritrea lo que implica varias horas de trabajo, hay que hornear y moler, un proceso real. A veces nos encontramos y comemos comida italiana y eritrea gracias a mi madre que es buena cocinando. Nuevamente, me siento muy rico porque tuve la suerte de poder combinar los dos. Cuando me haya ido, cuando me haya ido, estos son los momentos que casi he estado esperando”.

300 DÍAS – Cuando Faniel dice ‘vete’ quiere decir mes y mes enteroporque hay muchas carreras en todo el mundo, vea por ejemplo el maratón de Nueva York donde terminó tercero en noviembre o en los Juegos Olímpicos de Tokio en agosto, así como docenas de otros paseos y carreras, pero también porque entrenó y, en consecuencia, casi se quedó en Kapsabet, a 2.200 metros sobre el nivel del mar, en las tierras altas de Kenia con su entrenador Claudio Berardelli y sus compañeros de entrenamiento: “voy unos 300 días al año, ya esta semana volveré a Kenia. Aunque no esté en casa, trato de ser padre, cercano a mi familia. Hay una distancia pero este es el sacrificio que quiero y tengo que hacer. Me encanta el atletismo, es mi trabajo, lo hago por mí pero también por el futuro de mis hijos. hago las cosas al 100% e ir a Kenia a entrenar para encontrar la máxima concentración y la máxima forma atlética posible para lograr los objetivos deportivos que me he propuesto es parte de mi trabajo”.

PARTIDISTAS – Los valores importantes en la psique de Eyob, dictados por sus padres: “Mi padre llegó a Italia en 1998, tuvo que someterse a una cirugía después de una lesión sufrida en guerra de independencia de eritrea. Luego el tiempo aquí en Italia se hizo más largo para él, para mantenerse y soportar los muchos gastos comenzó a trabajar hasta que fue contratado por tiempo indefinido como trabajador. Al igual que mi padre, mi madre también fue partisana, luchó y luchó desde los 14 hasta los 30 años, luego vino la independencia y se quedó en casa conmigo y con mis hermanos. Después de pasar por un largo proceso burocrático, finalmente llegaron los documentos en 2004 y pudimos llegar también estamos en Italia para estar juntos“.

BOSTON – Sí, entonces hay Bostónrecién llegado, velocista de cuatro patas: “Este es nuestro Boston, por eso maratones que no hice en abril. Todo estaba listo, llevaba unos meses entrenando con el gran objetivo de ganar ese maratón pero una lesión unos días antes me impidió empezar y obviamente no iba a Estados Unidos. Se suponía que debía ir directamente desde Kenia, pero en lugar de eso regresé a Italia y hubo una oportunidad de llevármelo. Tal vez si fuera a Boston, no tendría esta gran oportunidad. Él es nuestro Boston”.

Martín Baca

"Pionero del café. Analista. Friki de la música en general. Experto en tocino. Organizador devoto. Ninja incurable de Internet. Emprendedor".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.