Eutanasia: el nuevo caballo de batalla progresista de Argentina

Varios proyectos de ley destinados a legalizar la eutanasia deberían presentarse ante los legisladores en las próximas semanas. La Iglesia Católica reaccionó anunciando una fuerte oposición y comprometiéndose a hacer oír su voz en los debates.

En Argentina, la eutanasia está legalizada desde 2012, pero se encuentra dentro de un marco relativamente limitado: la eutanasia estipula que la profesión médica puede dejar de hidratar y alimentar a los pacientes al final de la vida que lo soliciten, sin temor a ser procesados.

Las disposiciones, que ya contravienen directamente las leyes de la naturaleza, fueron consideradas insuficientes por la coalición gobernante, en particular por los partidos. Inicio Todos (Front de tous) El presidente peronista Alberto Fernández.

Así, en 2021 y 2022, nada menos que cuatro proyectos han sido propuestos por diputados progresistas, para conseguir una legalización más o menos absoluta de la eutanasia, basándose en un modelo ya practicado en Europa y Canadá.

El texto fue fuertemente rechazado por la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), que denunció una “cultura de la muerte” y una “cultura del derroche”, utilizando términos frecuentemente utilizados por el Papa argentino.

“Aunque la sociedad no puede eliminar el sufrimiento, siempre debe comprometerse con todas sus energías por la vida de quienes sufren. (…) Incluso en los casos de enfermedades que no tienen cura, todos los pacientes deben ser atendidos y acompañados para que se respete su vida hasta la muerte natural”, dijo la diócesis argentina en un comunicado difundido el 18 de agosto de 2022.

a su lado, Inicio Todos subrayó que el objetivo sigue siendo poner el tema de la eutanasia en la agenda parlamentaria lo antes posible, sabiendo que el proceso para lograr la aprobación de la ley será largo y lleno de escollos: pero la aprobación de una ley que legalice el aborto da ellos esperan el éxito futuro.

La Iglesia argentina no pretende quedarse callada en el debate: “Quitar la vida no es la forma de reducir el sufrimiento. (…) No somos los dueños de la vida”, recuerda una nota de prensa de ECA, que lamenta que no se haya puesto el énfasis, quizás por sesgo ideológico, en los cuidados paliativos.

“Es muy importante acompañar el sufrimiento de quien sufre, su dolor físico y espiritual. El campo de la medicina es curar, pero también aliviar y humanizar los procesos que conducen a la muerte”, subrayó el obispo argentino.

Y la conferencia episcopal lanzó una velada advertencia a la clase política: “Para honrar la vida que nos viene de Dios y de la cual no somos dueños, para la consideración de tantas personas que se comprometen a preservar la vida como trabajadores de la salud, y para honrar a los ausentes que han muerto. En los últimos años, hemos pedido a Dios que en nuestra amada Patria no haya lugar para leyes que dejen en el camino a los que más sufren y los excluyan».

Sin duda, la lucha por el derecho a la vida en Argentina promete muchas batallas en las próximas semanas y meses…

Adelmira Dorado

"Se cae mucho. Aficionado a la televisión en general. Fanático de los zombis incurables. Solucionador de problemas sutilmente encantador. Explorador aficionado".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.