Etiopía, los rebeldes de Tigray se dirigen a Addis Abeba. ¿Cómo sucedió la crisis?

La situación se está caldeando en Etiopía, un país del Cuerno de África en el centro de una guerra civil entre los rebeldes de la región norteña de Tigray y el gobierno de Addis Abeba. El primer ministro Abiy Ahmed, ganador del Premio Nobel de la Paz en 2019, declaró un estado de emergencia de seis meses en respuesta al avance de las tropas de Tigrinya hacia la capital, y pidió a los residentes que “defiendan” la ciudad de la afluencia de fuerzas separatistas. Ahora los rebeldes han ganado más terreno y se acercan a Addis Abeba, mientras la Unión Europea y la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (Igad) piden un alto el fuego.

Esta es la escalada más aguda del conflicto que estalló en el otoño de 2020, cuando Abiy lanzó una ofensiva contra la región en respuesta a un ataque de las fuerzas de Tigrinya en la base militar de Sero.

En el plan de Abiy, quien solo fue reelegido después de las elecciones de julio de 2021, se suponía que las tensiones se resolverían en semanas. El ataque resultó en una guerra interna que se ha prolongado durante más de un año y ahora corre el riesgo de hundir de una vez por todas la capital de la segunda nación más poblada de África (115 millones de habitantes), el centro y el centro de la Unión Africana. intereses económicos y comerciales del Continente. Un informe publicado el 3 de noviembre por Naciones Unidas condenó la “extrema brutalidad” perpetrada por ambos bandos en el conflicto, sin exagerar la mayor responsabilidad. Los delitos cometidos incluyeron tortura de detenidos, violaciones en grupo y arrestos por motivos étnicos.

¿Cómo se produjo esta crisis?

El avance de Tigrinya hacia Addis Abeba es el último capítulo de una guerra que ha resucitado todas las tensiones interétnicas en Etiopía, socavando las propias ambiciones de unidad nacional de Abiy. El primer ministro, que llegó al poder en 2018, disolvió la coalición gobernante entre los principales grupos étnicos que han gobernado el país durante tres décadas: el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope, un bloque político que ve al partido como una de sus principales fuerzas. Frente Popular de Liberación de Tigray, Tplf). La elección de Abiy de disolver el partido y revivir formaciones que van más allá de la lógica de la división étnica no encuentra el apoyo del TPFL, una expresión de territorio que afecta al 6% de la población de Etiopía (unos 7 millones de personas en 2020) pero que goza de una influencia importante en el balance nacional.

Las tensiones entre la capital y los rebeldes del norte han aumentado de cara a una segunda opción de celebrar elecciones para el consejo estatal de Tigrinya en septiembre de 2020, que claramente disgusta a Abiy y al poder central de Addis Abeba. La chispa de la guerra en curso fue el ataque a una base militar etíope en octubre de 2020, un episodio que (oficialmente) llevó a Abiy a reaccionar enviando tropas al norte. En la operación militar también participó un contingente procedente de Eritrea, vecino y antiguo enemigo de Etiopía, así como tropas de la región de Ahamara.

Jacobo Briones

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *