Esbozo de reconciliación entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner

No se hablaron durante meses. Ahora se encuentran en secreto. ¿Qué pasó entre el presidente Alberto Fernández y Cristina Kirchner, la vicepresidenta que lo postuló para el cargo? Contrariamente a las apariencias, esto podría no ser una lucha de poder.

De nuestro corresponsal en Buenos Aires,

¡Ellos hablan! “Casi a la misma hora, todos los canales de noticias de Argentina están constantemente dando noticias esta noche del domingo 3 de julio, con muchas vallas publicitarias” Urgir », « Último minuto », « últimas noticias “… Los periodistas reconstruyeron la secuencia:” Fue él quien la llamó, los familiares finalmente la convencieron de hacerlo, pero ella quería asegurarse de que él la pusiera en la línea. »

En otro lugar, añadimos: También hubo que convencerlo, hubo intermediarios, entre ellos Estela de Carlotto “Presidente Abuela de la Place de Mai, este último tendrá”. jugar un papel importante » en el parche entre « Él ” y ” Él », escucha al presidente republicano Alberto Fernández y a la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Llamada telefónica mágica

Todos los medios (y la mayoría de los argentinos) están alborotados desde la repentina renuncia, la víspera, del ministro de Economía Martín Guzmán, el hombre que renegoció el acuerdo de deuda de $ 45 mil millones con el FMI. La noche del sábado, ya lo largo de este domingo, Fernández recibió a dignatarios en la residencia presidencial de Olivos. Pero no habló, antes de la infame llamada telefónica que sacudió a la redacción, con su vicepresidente. ¿Por qué lo hizo, si Fernández y Kirchner no se hablaban desde hacía dos meses y Kirchner nunca desaprovechaba la oportunidad de criticar públicamente al presidente?

Después de todo, la milagrosa llamada telefónica, resultado de múltiples mediaciones, tuvo algún efecto. Luego de un día en que se habló de una gran remodelación del gabinete pero ninguna decisión, dos horas después del intercambio entre Fernández y Kirchner, Silvina Batakis, una famosa economista, una prioridad más cerca del vicepresidente que del presidente, reemplazando a Guzmán. (¿Temporalmente?) El fin de la crisis de gobierno.

Guzmán, alumno del premio Nobel Joseph Stiglitz, pero respetado por Kirchner, ha sido un fastidioso favorito de los kirchneristas, que dicen ” Vendido en el FMI. Se supone que Silvina Batakis es de la “familia K” (para Kirchner), por lo tanto no bajo sospecha de traición doctrinal, pero, una vez que asumió, el lunes por la mañana, dejó en claro que seguirá con sus políticas económicas. predecesor.

En cuanto a Fernández y Kirchner, desde aquel domingo en que el gobierno se tambaleó decidieron reunirse regularmente, pero en silencio. Nadie debe filtrar estas reuniones que tienen lugar en la residencia de Olivos y por lo tanto no se pueden ocultar, y cuya respectiva comitiva, en lugar de una posible nota de prensa conjunta, difunde información inapropiada que debería reflejar su conversación. Así mismo con el poder en Argentina que aún está en crisis, donde la inflación supera la tasa del 60% anual.

Ruina política

Para entender algo, da un paso atrás. El sábado 18 de mayo de 2019, en una extensa carta publicada en Facebook, Cristina Kirchner anunció que no sería candidata presidencial en las elecciones de octubre del mismo año. Pero acompañaría a Alberto Fernández, quien fue postulado por él como candidato en representación de toda la escuela peronista, entonces dividida, particularmente entre kirchneristas y no kirchneristas. Esta fue una gran sorpresa, pues pocos imaginaban que CFK (así se llamaba), presidenta de 2007 a 2011, luego de 2011 a 2015, tras suceder a su esposo, Néstor Kirchner (2003-2007), no aparecería. Es probable que su candidatura iguale a la del presidente saliente, Mauricio Macri, de centroderecha: mientras tiene un capital del 25 al 30% del electorado, Cristina Kirchner divide no solo al peronismo sino a toda la sociedad argentina. Para muchos, no pudo ganar. En cambio, como vicepresidente, detrás de un moderado que nunca imaginó tener un papel protagónico, permitió la reunificación del peronismo con una fórmula que podría seducir hasta a los desilusionados del macrismo.

Golpe de genio, dicen algunos. Una operación exitosa en todo caso, ya que la dupla Fernández-Kirchner ganó la elección presidencial con el 48% de los votos en la segunda vuelta. ¿Pero quién ganó? Para muchos, Cristina Kirchner es la líder de la coalición y, tras la designación del presidente, la verdadera detentadora del poder. Pero el sistema argentino es presidencial, estilo americano, y el jefe ejecutivo tiene un margen de maniobra muy grande, el vicepresidente, todavía como en Estados Unidos, es en gran parte simbólico, excepto en lo que respecta al Senado. , donde es presidente. Además, la campaña presidencial exigió la formación de una verdadera coalición que aglutinara a las diferentes escuelas peronistas. Ahí tenían su lugar los Kirchner, pero obviamente también los “alberistas”, los simpatizantes de Sergio Massa, el presidente de la Cámara de Diputados, los gobernadores, los más bien conservadores, los sindicalistas, etc. Si CFK, como líder, y Fernández, como presidente, tienen una clara ventaja, el Gobierno y el Parlamento reflejan esta fragmentación. Además, desde hace casi dos años, la pandemia ha congelado la posición de cada uno.

Pero desde el regreso a cierta normalidad, la relación entre los kirchneristas y el presidente se ha vuelto tensa. En septiembre de 2021, renunció un alto ministro cercano a Cristina Kirchner, lo que desencadenó una crisis que solo se resolvió luego de un diálogo inicial entre la vicepresidenta y Fernández. Acuerdo con FMI, firmado en enero de 2022 por Martín Guzmán con el apoyo de Alberto Fernández, en el que Argentina refinanció la deuda de 45.000 millones de dólares contraída por el gobierno de Mauricio Macri, suscitó luego las críticas de los kirchneristas, quienes insistieron en que el ministro de Economía cedió a las órdenes del Fondo Monetario (aunque todos los observadores independientes consideraron este es un “acuerdo suave”. “, algo a favor de Argentina). El kirchnerismo, su líder a la cabeza, surgió así en la oposición al gobierno, siendo parte de la coalición gobernante. En una posición puramente retórica, dirigida al núcleo de su electorado, porque CFK y su gente no tienen políticas alternativas que proponer.

De hecho, Cristina Kirchner no sabría qué hacer con el poder que caería sobre ella si Fernández dimitiera. Pero definitivamente quiere verla más activa a su lado cuando critica a la justicia y pide cambios en la Corte Suprema. Porque lo que más preocupa a CFK es el riesgo de ser atrapado en un caso de corrupción que lo involucre, cuyo juicio comenzará próximamente. Al no poder evadirlo, a quien ya acusó a un Fernández del que personalmente insistiría en que traicionó su palabra, preparó una defensa “política”, comparando su destino con el del brasileño Lula Da Silva.

Adelmira Dorado

"Se cae mucho. Aficionado a la televisión en general. Fanático de los zombis incurables. Solucionador de problemas sutilmente encantador. Explorador aficionado".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.