doctor y galinho

Roma, 5 de agosto de 2022 – Qué equipo que brasil le ganamos en 1982 en Barcelona y luego se dispuso a ganar esa Copa del Mundo.

Cuantas estrellas alineó juntas, sobre todo en el centro del campo.

Y todos con grandes personalidades, tanto que su capitán es una persona que tiene un poco más de personalidad que los demás: Dr. Sócrates.

Hijo de un refugiado cristiano palestino autodidacta que se ha mudado al Amazonas y que tiene una pasión por los clásicos griegos (de ahí el nombre que le dio a su hijo, Sócratescomo lo hizo el famoso filósofo).

Alto y altivo, delgado y jerárquico, licenciado en medicina (por eso le llaman “el doctor”) y muy politizado.

En el fútbol brasileño de la década de 1970, parecía un extraterrestre que bajaba del cielo a la cancha para manifestarse milagrosamente. No solo en el campo, eso sí.

Aparte de “doctor” también le llaman “el flaco” por su físico delgado o “talón de Dios”, porque tocar con el taco se ha convertido en una de sus señas de identidad.

En Brasil, las dictaduras militares han creado “Democracia corintia” en el equipo donde juega, pueblo corintiomostrarle a todo el país que el gobierno del pueblo es posible.

Porque si sus jugadores pueden tomar decisiones relacionadas con el campo y la vida del equipo votando en el vestuario, incluso la gente común puede y debe hacerlo en la vida cotidiana.

Sin someterse y someterse al gobierno dictatorial de entonces, se vio obligado por la fuerza de las armas.

El mensaje que él y sus compañeros intentan difundir a pesar de los muchos escritos que lucen en las camisetas cuando entran al campo.

El fútbol como ejemplo de vida, así como espejo del club al que representa.

Que gran “doctor” que es, tanto dentro como fuera del campo.

Tanto es así que cuando cerró su carrera (que también lo vio jugar en Florencia, pero sin grandes resultados) aprovechó la carrera de medicina que cursó para dedicarse al cuidado de los más débiles y pobres de su amado Brasil.

Lo que le habría llevado a ganar la 82ª Copa del Mundo si en su camino no se encontrara con la Italia por la que hemos dedicado el libro “Italia ’82 – Hace cuarenta años”.

Escrito y publicado por nosotros por esta revista, todavía se vende en Amazon, youcanprint.it y todos los demás canales normales en línea.

Muy diferente de Sócrates es otra gran estrella brasileña, Zico.

Conocido como “Galinho” debido a su físico pequeño y frágil que necesita ser fortalecido en el gimnasio para que pueda jugar al fútbol.

Si Sócrates es Cortinthians de Sao Paulo, Zico es Flamengo de Rio de Janeiro.

Cuántos desafíos han enfrentado los equipos de estas dos principales ciudades brasileñas en los muchos campeonatos nacionales que han disputado.

Las fotos que ves fueron tomadas antes de uno de ellos.

Lo encontramos en la web y lamentablemente no recordamos quién lo publicó, de lo contrario, nos complacerá mencionarlo. Le pedimos disculpas por no poder hacer esto.

Zico comparado con Sócrates es, digamos, más institucional. solo le interesa jugar al futbol.

Es el campeón de todos. El número 10 que es ampliamente señalado como el verdadero heredero de Pelé.

El fútbol se convierte en poesía, los penaltis como penaltis, las sonrisas de los niños que encuentran la felicidad al verlos jugar con su equipo favorito.

Zico no es arrogante, sino popular. Zico es tímido por naturaleza, pero en el campo se vuelve amable como pocos.

Zico, para muchos, es fútbol. Donde hace de puente entre las épocas de Pelé y Maradona.

Quien ganó la atención del público en Argentina cuando se consagró como campeón en Brasil.

Tan diferente, pero tan brillante. Sócrates y Zico, dos bellos rostros de feos brasileños de los años 70 y 80, que encuentran en el fútbol la felicidad que las dictaduras les quitan en el día a día.

Eulália Marcial

"Creador amigable con los hipsters. Gurú de la música. Estudiante orgulloso. Aficionado al tocino. Amante ávido de la web. Especialista en redes sociales. Gamer".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.