Diócesis de Milán ordena 22 nuevos sacerdotes, tres de la provincia de Varese


sábado 11 de junio, a las catedrala las 9 de la mañana, arzobispo de Milán, Monseñor. Mario Delpini, ordenará 22 nuevos sacerdotes, diácono de la Diócesis Ambrosiana. Además de familiares, amigos y feligreses de su parroquia de origen, quienes los vieron crecer o los conocieron durante sus estudios y sus primeras experiencias pastorales participarán de una solemne celebración. Al final de la Misa, después de dos años de no ser posible por la pandemia, momento de celebración en el atrio de la catedral.

Junto a los nuevos sacerdotes diocesanos, dos personas del instituto religioso recibirán el sacramento de la Ordenación: Giacomo Sala (Barnabita) y Gianluca Ferrara (concepcionista).

Futuros sacerdotes diocesanos, que han completado sus estudios y discernimiento espiritual al Seminario Venegono, tiene un perfil heterogéneo. Tanto por edad -entre 25 y 58 años- como por lugar de procedencia: cinco del Área Pastoral Varese, cuatro de Monza y Rho, tres de Milán y dos de Lecco, Melegnano y Sesto San Giovanni.

También hay una amplia gama de estudio y experiencia profesional. Once graduados (ingeniería, medicina veterinaria, comunicación, sociología, derecho, estudios religiosos, economía y humanidades). También los hay que realizan actividades educativas y sociales, pero también los hay que han sido enfermeros y otros que se desempeñan como plomeros. Sus vidas tienen en común una presencia ardiente en parroquias y oratorios y todos ellos unánimemente se reconocen en el lema y la imagen que las clases del seminario identifican anualmente como seña de identidad de su vocación.

Como lema han elegido la frase que Jesús, en el Evangelio de Mateo, se dirige a sus discípulos incrédulos: “Yo estoy con vosotros”. Para la imagen se acordó “Hallelujah” de Mike Moyers of America, una pintura que, explicando la ordenanza, “representa el Reino de Dios iluminado por su luz gloriosa y habitado por todos los que han experimentado Su obra de redención por la mitad de Cristo”. Muchas personas marcadas por sus historias, donde hasta los más difíciles y dentados son atendidos con compasión y amor, iluminados por su presencia».

El 23 de junio, nuevamente en la Catedral, el Arzobispo informará a las parroquias que se asignarán nuevos sacerdotes para ejercer su ministerio.. Las celebraciones en el Duomo se transmitirán en vivo el Telenova (canal 18 de digital terrestre) y streaming en www.chiesadimilano.it vamos Youtube.com/chiesadimilano.

A continuación se encuentran los nombres, edades, orígenes y algunas notas biográficas de los ordenandos diocesanos:

Francisco Alberti, 25 años, de Cusago (MI), como voluntario sirve para una asociación dedicada a ayudar a las personas con discapacidad.

Mauro Ambrosetti, 29 años, de Varese. Después de terminar la escuela secundaria, se matriculó en Ciencias de la Enfermería y, al graduarse, encontró su vocación.

jacopo albaricoque, 30 años, de Muggiò (MB), se graduó en Medicina Veterinaria en 2015. Durante sus años universitarios, gracias a varias experiencias de vida y encuentros con sacerdotes, decidió ingresar al seminario.

mattia argiolu, 30 años, de Milán, después de la escuela secundaria eligió inscribirse en Ciencias de la Enfermería para cuidar a las personas. Después de dos años de discernimiento, decidió emprender el camino del sacerdocio.

Nicol Bergamaschi, 26 años, de Settimo Milanese (MI), la educación cristiana que recibió en su familia y luego en el oratorio fue muy básica en su camino de fe. Cursó un bachillerato científico con orientación católica y en 2016 ingresó al seminario.

mateo bienati30 años, de Milán y criado en Legnano, su camino de fe comenzó después de experiencias en el oratorio como animador.

gabriele bofe25 años, de Crugnola di Mornago (VA), tan pronto como terminó la escuela secundaria, decidió ingresar al seminario después de años dedicados al oratorio y al servicio de su parroquia.

Gianluca Chemini, 29 años, de Pogliano Milanese (MI), pasó varios años en el oratorio primero como animador y luego como educador. Después de una licenciatura en letras, varios viajes misioneros y un período en el monasterio, se sintió llamado a tomar el camino de convertirse en sacerdote diocesano.

david ciarla, 36 años, de Biassono (MB), sus dos pasiones nacieron en el oratorio: el fútbol y el teatro. Se licenció en Ingeniería Biomédica y tras un periodo de reflexión iniciado durante el Camino de Santiago ingresó en el seminario.

Marco Guffanti, 34 años, de Limbiate (MB), licenciada en Comunicación para empresas, medios y organizaciones complejas con aspiraciones de ser periodista. Después de una experiencia en el Consejo Regional de Lombardía, encontró su vocación.

Massimo Locatelli, de 58 años, de Arluno (MI), es la más madura de esta promoción del seminario. Detrás de él una larga experiencia en la oratoria como educador.

Emanuel Lupi, 27 años, milanés, frecuentaba el colegio católico Liceo Montini, y su vocación se hizo adulta gracias a experiencias como el Camino de Santiago, las peregrinaciones a Tierra Santa y la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia.

manolo lusetti4 años, de San Donato Milanese (MI), antes de ingresar al seminario trabajó en instituciones en Milán, Roma, Estrasburgo y Bruselas.

Enrico Medeghini, 32 años, de Milán, asiste a la parroquia de San Gioachimo como don Mattia Argiolu, a quien conoce desde el jardín de infancia. Previo al Seminario se graduó de Derecho en la Universidad Católica.

luca molteni, de 26 años, de Alzate Brianza (CO), sirvió en su parroquia primero como monaguillo y luego como animador y presentador. Después de un viaje de un mes a Argentina, maduró la vocación sacerdotal.

Michele Pusceddu, 26 años, natural de Carbonate (CO), luego de obtener el bachillerato clásico ingresó al seminario. Los testimonios de sacerdotes y educadores lo ayudaron a crecer en la fe.

Ángel Radaelli, 31 años, de Verano (MB), en la parroquia trabaja como animador y cantinero durante el oratorio de verano. Se trasladó a Trento para estudiar Filología Clásica y fue aquí donde encontró la vocación al sacerdocio.

Luca Rizzi, 25 años, de Como, después de graduarse ingresó al seminario. En su cuarto año teológico tuvo una experiencia significativa en la prisión de San Vittore de Milán en contacto con el sufrimiento y la pobreza.

francesco torrini, 29 años, de Bareggio (MI), después de graduarse como termoplomero, comenzó a trabajar como plomero y albañil. A los 22 años ingresó al seminario.

simone tremolada, de 28 años, de Arcore (MB), se enamoró de la vida en la sala de oratoria en primer grado. Se matriculó en la Facultad de Matemáticas para convertirse en profesor. Después de un encuentro con un grupo de seminaristas, surgió el deseo de ser sacerdote.

Roberto Uboldi, 38 años, de Tradate (VA), se graduó en Estudios Religiosos, luego trabajó como maestro (comenzó desde la escuela primaria, luego la secundaria y la preparatoria).

alberto zoani, 34 años, de Appiano Gentile (CO), es licenciado en Sociología y pasó años en el oratorio, su segunda casa. Decidió emprender el camino del sacerdocio durante la “Noche Blanca de la Fe” en Turín, frente a la imagen de la Sábana Santa.


Gregorio Estremera

"Pionero de Internet. Alborotador. Apasionado amante del alcohol. Defensor de la cerveza. Zombie ninja".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.