DIARIO ARGENTINA / El kircnerismo se acerca a un nuevo estándar

Como era de esperar, el ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, renunció el 3 de julio. En la práctica, el gesto fue impuesto por la vicepresidenta Cristina Kirchner, quien, como venimos escribiendo desde hace algún tiempo, de hecho viene ejerciendo funciones presidenciales desde el mismo inicio de su mandato. Alberto Fernández.

Guzmán fue el protagonista del refinanciamiento de la enorme deuda argentina de 45.000 millones, obteniendo además una sustancial reducción de los pagos: pero eso no ayudó a evitar sus torpedos, pues la medida formaba parte del plan de Kirchner para conducir directamente a la renuncia del Presidente en para sucederle en el futuro, tercera posición. Y en consecuencia, evitar que la justicia argentina opere en su contra al iniciar un juicio por corrupción en obras públicas que forma parte de 10 juicios que hasta ahora ha podido evitar gracias a la inmunidad de la que goza como Diputado: pero ahora su Movimiento, Frente de Todos , ya no tiene número para evitar una solicitud de cancelación.

El puesto de Guzmán fue ocupado de inmediato por Silvina Batakis, economista de Grecia, que parecía casi desafortunada, considerando el desastre de la aventura de Grecia por la deuda que ya lleva mucho tiempo, aunque hasta el día de hoy claramente ha disminuido. .

Súper cristinista (pero sin duda, considerando el proceso) Batakis es famoso en Argentina porque cuando ocupó el mismo cargo durante el reinado de Daniel Scioli en la Provincia de Buenos Aires (de 2011 a 2015) dejó a quienes lo reemplazaron no solo arcas vacías que se vacían por completo, pero también faltan pagos de obras públicas y salarios.

Su filosofía económica estaba ligada a Cuba y más allá y era, por supuesto, muy crítica con la ideología liberal: sus primeras maniobras se centrarían en imprimir billetes a toda velocidad, claramente sin el apoyo de la desastrosa situación del Banco Central con más maniobras. fue sugerida (pero mejor dicho forzada) por Cristina Kirchner que era la implementación del “Salario Universal”, en la práctica más subsidios para todos lo que empobrecería aún más las arcas de un Estado ya en riesgo de default sin solución a corto plazo.

De hecho, ya después de la defensa de Guzmán (hecha un día en que los bancos en EE.UU. estaban cerrados) el dólar ahora está valorado en una cifra hiperbólica de 255 pesos: imagínense en las calles de la Presidencia de Macri (2015-2019) se organizaron disturbios. , transmisiones de televisión con conductores llorando y protestando, un sindicato igualmente vehemente acusa al expresidente de empobrecer a la gente con un dólar a 49 pesos. En el actual desastre del populismo kirchnerista, en cambio, todos callan.

Creo que en Italia tenemos que seguir más de cerca los diversos desastres que provoca la cultura populista en América Latina, porque lamentablemente estamos siguiendo sus pasos, desde la Renta de Ciudadanía hasta el bono de 200 euros para hacer frente a la crisis provocada por el aumento. tarifas de energía. Es razonable preguntarse por qué el Gobierno no está operando contra las empresas productoras de energía que ahora (obviamente para todos) han subido los precios a las cifras espaciales con el pretexto de la guerra en Ucrania cuando los efectos aún no se han registrado, con tarifas introducidas por 0,25 céntimos a 1,30 euros, por ejemplo, en los precios de la gasolina.

Desafortunadamente, estas medidas abiertamente populistas solo sirven para construir, al final, el intercambio de votos por verdaderas limosnas sociales y permitir la continuación de la clase política que solo crea daños al estado. Vale de una vez por todas el ejemplo de Chile, que en apenas unos meses se volvió “revolucionario” borik entre otros, también experimentó un retorno a una inflación muy alta que no se registraba desde hacía 40 años.

Otro factor que acompaña a este fenómeno (y ese también es el caso aquí en Italia) es la ruptura de la cultura del trabajo, por la sencilla razón de que para muchos es preferible aceptar mendigos sin hacer nada y luego operar en busca de trabajo ilegal. actividades, desencadenando así el desorden.

Pero volvamos a Argentina: ayer se programaron multitudinarias manifestaciones en todo el país contra lo que muchos consideran la última oportunidad para salvar al país del derrumbe del populismo. Y no se equivocaron en absoluto, aunque, dentro del propio Frente de Todos, ahora hubo protestas en su contra. Kirchner: pero en muy poco tiempo sabremos realmente si la catástrofe ocurrirá, en un país riquísimo que, desde hace más de 70 años, atraviesa crisis en crisis atenazado por promesas de bienestar público que, sin embargo, aumentaron considerablemente su pobreza. .

– – – –

Necesitamos su opinión para continuar brindándole información independiente y de calidad.

APOYANOS. DONA AHORA HACIENDO CLIC AQUÍ

© REPRODUCCIÓN DE RESERVA

Gregorio Estremera

"Pionero de Internet. Alborotador. Apasionado amante del alcohol. Defensor de la cerveza. Zombie ninja".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.