Del Mundial cerca de Argentina como símbolo de Palermo: Mario Alberto Santana

La “zona roja” del Derby es lo más triste que nos ha dado la pandemia, desde el punto de vista futbolístico: las gradas vacías en un partido se sienten como entre Catania mi palermo deberían ser solo pensamientos distantes que solo pueden asociarse con pesadillas en una noche abrasadora de verano. No más.

Hace frío, a los pies del Etna: son solo las diez de la noche y el silencio ensordecedor del estadio “Angelo Massimino” es roto por los gritos liberadores de un hombre, de casi 40 años, que ha decidido coser los colores de un equipo, a pesar de todo. El gol es una antología, un libro de texto de fútbol, ​​entre estilo y elegancia: hay un centro desde la izquierda, Lorenzo Lucca (que es Lucca) le pega en la cabeza y se extiende desde la izquierda. mario santa Eso se detiene con las cajas y comienza deslizándose rápidamente en la parte inferior de la intersección. Todos, absolutamente todos, corrieron a abrazarla: se quitó la ropa y lloró. Quizás fue en el momento adecuado que decidió que su larga carrera también podía terminar allí. Después de todo, quién había escrito las últimas palabras de una novela cargada de historia y símbolos color rosanero.

Si piensas que la vida profesional de Santana comenzó en el último milenio en San Lorenzo, entendemos mejor el peso de los goles marcados por Massimino que llevó el Derby di Sicilia a Palermo la temporada pasada. Para llevarla a Italia Mauricio Zamparini, que en la temporada 2001/02 le dio a conocer en la Serie A, a través Venecia, para luego llevarlo a Palermo en la Serie B: hay cuadros cedidos en Chievo Verona, pero la próxima vez volvió al rosanero, con la ciudad que acababa de saborear el ascenso a la máxima categoría.

Sin embargo, hubo un momento que Santana nunca olvidará. Aunque él mismo. Y, en parte, también la afición de Palermo: el 16 de marzo de 2006 llegó a Gelsenkirchen para disputar el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa de la UEFA. De camino a Barbera lo pensó brienza para hacer toda la ciudad de los sueños: en el camino de regreso fue diferente.

Mario Santana Rui Costa Milán Palermo Serie A

Palermo se queda en el 10 al 43′ por toque de mano en el área eugenio corini, que respalda las ventajas de Schalke 04 marcado Kobiashvili. En recuperacion Larsen mi Azaouagh mejorarán el resultado a 3-0. Sin embargo, debemos dar un paso atrás antes de seguir adelante.

Gracias a sus actuaciones en el Chievo y en el equipo, Palermo fue dirigido por francesco guidolín, capaz de alcanzar el sexto lugar en la Serie A y la clasificación en Europa, Santana se ha ganado la atención deArgentina. Marcelo Bielsa le ofreció la oportunidad de debutar en un entrenamiento que incluía, entre otras cosas, Riquelme mi Guerra, en amistoso.

“Cuando canto los himnos alineados ahí en medio del campo, se me pone la piel de gallina”, dijo en el sitio antiguo de Palermo.

“Fue solo un partido amistoso, está bien, pero ¿quieres aumentar la emoción que puede traer jugar para tu equipo nacional? Y luego la partitura…”.

Sí, porque a los 40′ partido contra Japón, en agosto de 2004, Santana incluso marcó un momentáneo 0-2 con una asistencia del propio Riquelme. No cualquiera.

jose pekerman, sucesor de Bielsa, incluso la convocó a Copa Confederaciones en Alemania en 2005: y aquí, el primer caso de extraño destino. Este es el torneo que antecedió al Mundial y saltó al campo 3 veces como titular, mientras que ante Alemania tomó el relevo desde el banquillo: en la final contra Brasil no fue utilizado. Pero, en resumen: existe.

Está donde quiere estar y el partido en Gelsenkirchen parece ser la confirmación definitiva de algún tipo de plan: cumplir los sueños europeos del Palermo y seguir soñando con el Mundial. Y en cambio se convirtió en una pesadilla: detrás de la derrota, precisamente en el minuto 65 el partido de Santana se convirtió en una tortura. El argentino se lesionó y fue sustituido por Makinwa. Diagnóstico despiadado: Fractura de la tercera vértebra lumbar. Todavía ha regresado, casi milagrosamente, para los últimos juegos de campeonato, pero eso no es suficiente: Pekerman no lo llevó a Alemania.

Mario Alberto Santana Riccardo Montolivo Fiorentina Serie A

Desde entonces la carrera de Santana ha cambiado: toma su maleta y comienza a viajar. La primera parada es en fiorentina de Cesare Prandelli: con el violín también debutó en la Champions League, en las siguientes temporadas, y todo fue bien. De hecho, Prandelli reclutó a un extremo del medio campo: él, multifacético y dinámico, aún podía garantizar que corría e impredecible, aunque prefería el medio campo. En abril de 2010, la mala suerte volvió a aparecer en la carrera de Argentina: saltó a la cancha en un partido amistoso contra San Miniato Bajo, amateurs y cruzados rompen. Allá por finales de septiembre prácticamente nunca abandonó el campo: a final de temporada cerraría su experiencia en Florencia.

Se mudó a Nápoles, luego prestado a cesena y todos Torino: pasar a Génova, pero jugó un poco. préstamo aOlhanense, en Portugal, pero jugando prácticamente nada, finalmente tratando de entrar serie B con Frosinona. Lo que. Permaneció libre durante meses, tras haber conseguido el ascenso a la Serie A con Ciociari y tras rescindir contrato con Griffin, el dueño de la tarjeta. Puede ser aquí. En resumen: las experiencias recientes lo ensombrecen. Acabó en la banda, pero desde el margen decidió volver a empezar: se fue a la Lega Pro, en enero de 2016, en pro patria.

El artículo continúa a continuación

“Después de la experiencia en Génova pensé en dejarlo”, repetirá varias veces.

Della Pro Patria llegó incluso a ser capitán, descendió a la Serie D, pero siguió siendo el líder del equipo: en 2018 volvió a la Serie C con los biancoblu y fue ahí donde el destino decidió ayudarlo.

El verano de 2019 fue uno de los más tristes de la historia de Palermo: El rosanero no se inscribió para el campeonato de la Serie B. Tuvieron que empezar de nuevo desde D: tomaron la camiseta rosanero y la cosieron, como una segunda piel. Lleva el brazalete de capitán y se convierte, una vez más, en el líder del grupo: tiene 38 años, pero no tiene deseos de renunciar. El gol se marcó el 22 de septiembre contra Marina de Ragusa se sintió como el más hermoso reencuentro, después de un largo viaje, se interrumpió nuevamente el 8 de diciembre por rotura del tendón de Aquiles. Parece que se acabó.

Lo que sucedió el 27 de septiembre del año siguiente, 2020, sin embargo, fue el cierre del círculo: volvió a la cancha contra Teramo y se convirtió en el cuarto jugador después de Pasciuti, Lucarelli y De Feudis en haber jugado al menos un partido en todas las ligas desde la Serie A hasta la Serie D con un equipo. El resto está en las primeras palabras: con un gol en el derbi también se convirtió en el primero en marcar al menos un gol de A a D con el rosanero.

Entre las lágrimas de felicidad, también la constatación de que los sacrificios siempre dan sus frutos: la retirada del fútbol, Palermo le confió la dirección del equipo juvenil. Una tarea complicada que, sin embargo, encaja con su carácter: alguien que nunca se da por vencido, a pesar de la más mínima mala suerte. De los que han vivido la sensación de poder jugar el Mundial con Argentina, frenados solo por la casualidad: de los que en estadios vacíos, en el Derby más importante, renacieron diciéndoles a todos que la edad es solo un número, y que todo el mundo sueña, si de verdad crees, acabó por debajo de los siete.

Jacobo Briones

"Introvertido certificado. Fanático de Internet devoto. Alborotador sutilmente encantador. Pensador".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *