Bofetada del Papa Francisco a la CEI: se fue del encuentro de Florencia (en polémica con Minniti) y ni siquiera envió saludos durante el Ángelus

Papa francés rechazar abiertamente Conferencia Episcopal Italiana. Bergoglio abandonó la reunión obispo mediterráneo y alcalde organizado por CEI, que debía cerrar en Florencia el 27 de febrero, motivó oficialmente la pérdida con “gonalgia aguda, en el que los médicos han prescrito un mayor período de reposo de las piernas”, informa la Oficina de Prensa de la Santa Sede. Pero en realidad, el Papa estaba muy molesto por la presencia del exministro en el acto Marco Minnitiactualmente presidente de la Fundación Med-Or Desde leonardo, entre las principales empresas de fabricación de armas. La presencia que ha despertado protesta de sacerdotes y pacifistas. De ahí el claro alejamiento de Francesco de la reunión de la CEI, manifestado en tres elocuentes acciones. El primero, por supuesto, fue la deserción de Bergoglio del evento. El segundo es la falta de nombramiento de un cardenal secretario de Estado, pietro parolinvenir enviado papal en Florencia, donde pudo leer las palabras de clausura de la conferencia y la misa homilía final preparada por el Papa (tal y como deseaban los líderes de la CEI). La tercera -y más sensacional- es la ausencia, enÁngelus el domingo, de cualquier referencia al evento.

De hecho, sería más que natural que Francisco, durante la oración mariana leída con muchos fieles -entre ellos muchos ucranianos- presentes en la Plaza de San Pedro, hubiera saludar a los participantes en la reunión de Florencia. También porque acababa de terminar en la basílica de la Santa Cruz la misa final del acto, celebración que debía ser presidida por el Papa y que, en cambio, cayó en manos del cardenal presidente de la CEI, Gualtiero Bassetti. Además del jefe de Estado, Sergio Mattarellaque ha anunciado su participación en la misa papal, ja asistencia confirmada a pesar de que Francis desertó. Al final de la celebración, el Presidente de la República, junto con los cardenales y obispos presentes -entre ellos, además de Bassetti, el cardenal arzobispo de Florencia, Giuseppe Betori- permanecieron en la Basílica de Santa Croce para seguir personalmente el Ángelus. . pantalla adjunta para este evento. Todos estaban seguros de que el Papa no perdería su saludo. Así, el jefe de Estado también está involucrado en la discrepancia.

Una imagen que no ha pasado desapercibida para observadores como los historiadores cristianos alberto melloniquien comentó en su perfil de Twitter: “Quien inspirabofetada de nuevo del Papa a la Iglesia de Italia (tarifa fija desde Florencia, sin homilía para la Misa con Mattarella, sin referencia al Ángelus) castigar a los obispos por invitar a Minniti o usar a Minniti para castigar a los obispos? “. Y en otro tuit: “¿Quién no le dijo al jefe de Estado que en el Ángelus el Papa, que no vino a Florencia, ni siquiera lo saludaría de lejos ni le agradecería su asistencia al evento lapiriano que el cardenal Bassetti y Dario Nardella quería que asistiera. Florencia, educar), hizo que el Papa diera un paso en falso”. También cabe señalar que una visita a Florencia también será una oportunidad para que Francesco se reúna por primera vez con el presidente Mattarella. después de la reelección en Quirinale. En vísperas del evento, Bergoglio había modificado el programa oficial, que había sido publicado mucho antes, para incluir un encuentro cara a cara con el jefe de Estado antes de la misa en la basílica de Santa Croce. Será también una oportunidad para debatir sobre la crisis en Ucrania y los compromisos de mediación que el mismo Papa ha asumido con dos gestos muy significativos: visita sorpresa a la Embajada de Rusia ante la Santa Sede y una llamada telefónica con el Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky.

En el entorno CEI,disturbio porque la negativa pública de Francesco era palpable, por decir lo menos. Un evento que estaba bien organizado de antemano y no era barato, se arruinó con una estúpido que quedará en la historia de las (ya malas) relaciones entre la Conferencia Episcopal Italiana y el Papa argentino. El Cardenal Bassetti había soñado durante mucho tiempo con reunirse en Florencia, exactamente dos años después de una similar celebrada en Bari, como cierre perfecto uno mismo período de cinco años dirigir el CEI. El 7 de abril el cardenal cumplirá ochenta años, ya finales de mayo se convocará la asamblea general de la Conferencia Episcopal Italiana para elegir el trío del que Bergoglio elegirá un nuevo presidente. Hace cinco años, cuando el cardenal Bassetti fue elegido el primero de tres por sus hermanos y luego elevado a la cúspide de la CEI por el Papa, nadie hubiera imaginado un epílogo semejante, con la Iglesia italiana una vez más lejos de Francisco, como ha hecho sido durante la presidencia por el cardenal Angelo Bagnasco. La CEI que, hace exactamente nueve años, en el cónclave tras la dimisión de Benedicto XVI, había impulsado la candidatura del arzobispo de Milán, el cardenal Angelo Escola. Y que, una vez elegido Bergoglio, cometió el sensacional e imperdonable error del famoso telegrama de esperanza para “Escola de ballena“. señal elocuente, desde el origen del papado de Francisco, de un distancia infranqueable entre la Iglesia italiana y los primados. Donde el accidente de Florencia es solo el último episodio, al menos por ahora, que confirma una los huesos rotos nunca sanan.

Indonesia: @FrancescoGrana

Martín Baca

"Pionero del café. Analista. Friki de la música en general. Experto en tocino. Organizador devoto. Ninja incurable de Internet. Emprendedor".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.