Argentina: dos casos de viruela del simio, primero reportado oficialmente en América Latina

SHARAN: Los equipos de rescate intentaron desesperadamente el jueves acudir en ayuda de las víctimas del terremoto que mató al menos a mil personas en el sureste de Afganistán, pero sus esfuerzos se vieron obstaculizados por la falta de instalaciones, el terreno montañoso y las fuertes lluvias.

El sismo de 5,9 grados de magnitud se registró en la madrugada de este miércoles en la empobrecida e inaccesible región fronteriza con Pakistán. Afganistán, que ya se enfrenta a una crisis económica y humanitaria, se ve acosado por una nueva tragedia, lo que representa un desafío formidable para los talibanes, que han estado en el poder desde mediados de agosto.

Es el terremoto más mortífero de Afganistán en más de dos décadas.

Al menos 1.000 personas han muerto y 1.500 han resultado heridas solo en la provincia de Paktika, la más afectada, dijeron las autoridades, por temor a que el número de víctimas aumente aún más, ya que muchos siguen atrapados bajo los escombros de sus casas derrumbadas.

“Es muy difícil obtener información sobre el terreno debido a la mala red (telefónica)”, dijo el jueves a la AFP el jefe de información y cultura de la provincia de Paktika, Mohammad Amin Huzaifa.

Además, fue “difícil acceder a los sitios afectados”, especialmente porque “la zona se vio afectada por las inundaciones provocadas por las fuertes lluvias de anoche”, agregó, y destacó que aún no se dispone de una nueva evaluación.

Las fuertes lluvias también provocaron deslizamientos de tierra que retrasaron los esfuerzos de socorro y dañaron las líneas telefónicas y eléctricas.

El gobierno talibán ha llamado a las tropas, pero tiene pocos recursos. Sus recursos financieros están severamente limitados, tras la congelación de miles de millones de activos en el extranjero y el repentino cese de la ayuda internacional occidental, que ha llevado al país de forma remota durante 20 años y ahora solo ha vuelto a ser un cuentagotas desde el regreso del gobierno islamista. .

Ayuda internacional

Afganistán tiene sólo un número muy limitado de helicópteros y aviones. La ONU, que señala que se han demolido al menos 2.000 viviendas -cada una ocupada por una media de siete u ocho personas-, también destacó la falta de equipos de limpieza. Un video filmado en el lugar por AFP muestra a un grupo de hombres limpiando con sus propias manos los escombros de una casa completamente derrumbada para liberar los cuerpos.

El gobierno talibán ha dicho que está haciendo todo lo posible y pide ayuda a la comunidad internacional, que hasta ahora se ha negado a reconocerlo, y a las organizaciones humanitarias.

Pero la ayuda internacional es difícil de movilizar, las ONG y las agencias de la ONU están menos presentes que en el pasado desde el regreso de los talibanes al poder.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, sin embargo, aseguró que Naciones Unidas está “totalmente movilizada” para asistir a Afganistán, con el despliegue continuado de equipos de primeros auxilios y entregas de medicinas y alimentos.

Los residentes necesitan refugio de manera prioritaria, debido a las inusuales lluvias y frío de esta temporada, pero también asistencia alimentaria y no alimentaria y asistencia en servicios de agua, higiene y saneamiento, señaló la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha) de Naciones Unidas. .

Los talibanes anunciaron el jueves que habían recibido dos aviones cargados con ayuda de Irán y uno de Qatar. Ocho camiones llenos de alimentos y suministros de primeros auxilios del vecino Pakistán también llegaron a la provincia de Paktika.

“Como un tsunami”

La Unión Europea también dijo el miércoles que estaba lista para “brindar asistencia de emergencia”. “Profundamente entristecido”, Estados Unidos anunció que estaba examinando sus “opciones de respuesta” humanitaria.

Profundamente mal equipado, el sistema de salud de Afganistán también está bajo una presión inmensa. “Nuestro país es pobre y carece de recursos. Esta es una crisis humanitaria. Es como un tsunami”, dijo a la AFP Mohammad Yahya Wiar, director de un hospital en Sharan, la capital de Paktika.

Varias decenas de supervivientes fueron trasladados a este hospital, entre ellos Bibi Eve, una mujer de 55 años que vive en el distrito de Gayan, uno de los más afectados, y que perdió a 15 miembros de su familia.

“Siete en una habitación, cinco en otra y tres en otra fueron asesinados”, suspiró en su cama, con el rostro contraído por las lágrimas. “Ahora que estoy solo, no tengo a nadie más”.

Afganistán es golpeado con frecuencia por terremotos, especialmente en las montañas Hindu Kush, que se encuentran en la unión de las placas tectónicas de Eurasia e India. Estos desastres pueden ser muy perjudiciales debido a la baja resiliencia de los hogares rurales de Afganistán.

El terremoto más mortífero de la historia reciente de Afganistán (5.000 muertos) se produjo en mayo de 1998 en las provincias de Takhar y Badakhshan (noreste).

Yessenia Verde

"Típico ninja de la televisión. Amante de la cultura pop. Experto en Internet. Aficionado al alcohol. Aspirante a analista. Aficionado general al tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.