ARGENTINA Buenos Aires también se abre a los refugiados ucranianos, huéspedes de los que huyeron hace 80 años

Sus hijos y nietos que llegaron a América del Sur durante la Segunda Guerra Mundial fueron movilizados para acoger y ayudar incluso a 13 mil kilómetros de Kiev. Gobiernos argentinos como el de Brasil se han comprometido a otorgar visas humanitarias. Padre Miraz Piczaka, párroco ortodoxo de Berisso: “Oraciones y colectas ecuménicas por los que huyen de la guerra”.

Buenos Aires (Asia News). Ante la catástrofe humanitaria provocada por la guerra de Ucrania, los primeros países latinoamericanos en ofrecer espacios de recepción de refugiados fueron Brasil y Argentina, cuyos gobiernos, sin embargo, se mantuvieron en un equilibrio entre la condena y la neutralidad ante la invasión rusa. Si bien aún no se han reglamentado los procedimientos de acogida y acogida de refugiados, se espera que sean acogidos por comunidades de ascendencia ucraniana en ambos países que cuentan con siglos de historia.

A pedido de la Embajada de Ucrania en Buenos Aires, el gobierno argentino organizó esta semana la entrega de visas humanitarias gratuitas a ciudadanos ucranianos que deseen ingresar al país como refugiados. Este permiso de entrada y el permiso de residencia tendrán una vigencia de tres años, transcurridos los cuales podrán solicitar la estancia definitiva. La medida se refiere a los inmigrantes ucranianos y sus familiares directos, independientemente de su nacionalidad. A principios de marzo se anunció una medida similar en Brasil, aunque con una vigencia de dos años.

Mientras tanto, una solicitud al presidente para crear un programa llamado “Puente fraterno Argentina-Ucrania” será analizada la próxima semana por el Congreso argentino. Además de facilitar la llegada y el asentamiento de los refugiados ucranianos, el proyecto prevé que el Estado proporcione transferencias desde Ucrania (que se encuentra a unos 13.000 km de Buenos Aires) a través de líneas aéreas estatales y ofrezca asistencia financiera temporal a quienes lo soliciten. También se propone implementar un sistema de “patrocinio” en el que diversas organizaciones, públicas o privadas, serán las encargadas de acoger y acompañar a las personas refugiadas en el proceso de integración. Las solicitudes a los parlamentarios fueron realizadas por ciudadanos ucranianos que viven en Argentina. “Es muy costoso traer familiares al país, no solo el boleto de avión, sino también el boleto de entrada”, dijo. AsiaNoticias Graciela Lena, autora del proyecto de resolución, que cuenta con el apoyo de unos 40 diputados.

El padre Gabriel Miraz Piczaka, sacerdote de la Parroquia Ortodoxa Unida Ucraniana de Berisso, en la provincia de Buenos Aires, dijo a AsiaNews que en la ciudad viven unos 3.000 ucranianos, el 98% de los cuales son argentinos con padres o abuelos ucranianos. “Mi madre es ucraniana y tenía siete años cuando llegó a Argentina con mis abuelos y otros seis refugiados de la Segunda Guerra Mundial”, dijo Miraz Piczaka, quien guarda buenos recuerdos de cuando la parroquia que ahora dirige acogió a las víctimas del desastre nuclear de Chernobyl. .

La aceptación de las familias que puedan llegar a la Argentina “será definitivamente responsabilidad de la comunidad ucraniana local”, dijo Miraz Piczaka, quien también es miembro de la junta directiva de la Asociación Ucraniana “Renacimiento”, que fue fundada en 1933 y tiene unos 3.000 miembros. Y agregó: “A pesar de mis diferencias sobre la política del Estado argentino hacia Rusia, no puedo dejar de reconocer la postura humanitaria del gobierno que se basa en la idea arraigada de que la Argentina es un crisol”.

Miraz Piczaka, quien aún tiene familiares en Ucrania, comentó que con la comunidad organizan misas ecuménicas y momentos de oración, además de la recolección de diversos artículos -ropa, ropa de abrigo, artículos de primeros auxilios y otros- que son trasladados a los centros de refugiados en Ucrania o Polonia serán pagados por la embajada de Ucrania en Argentina.

Otra recolección de donaciones en Buenos Aires fue realizada por el Representante Central de Ucrania en Argentina, una federación de una treintena de asociaciones de inmigrantes ucranianos. El primer cargamento de ayuda humanitaria partirá la próxima semana y será trasladado desde Cascos Blancos Argentina a Varsovia, desde donde será distribuida. La federación también está analizando la posibilidad de ayudar a los refugiados que llegan al país.

Yessenia Verde

"Típico ninja de la televisión. Amante de la cultura pop. Experto en Internet. Aficionado al alcohol. Aspirante a analista. Aficionado general al tocino".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.