Argentina a votar: más de 300 mil millones bajo el colchón (85% del PIB)

BUENOS AIRES – La librería de Buenos Aires, una ciudad arquetípica. Algunos, en la Avenida Corrientes, están abiertos toda la noche. En los escaparates, además de producciones literarias de primer nivel, diversos textos sobre política y, por supuesto, economía son completa evidencia en las estanterías. “Argentina en su laberinto”, “La economía oligárquica de Macri”, “¿Por qué funciona el populismo?”

Los defaults del FMI y las deudas incobrables, en Argentina, no son un asunto de competencia exclusiva de analistas financieros y profesores universitarios. Todo el mundo está hablando de eso aquí. Y muchos leen sobre ello. Errores que no se deben repetir, bendito o maldito peronismo (según el autor) y la superación de la dependencia de los ingredientes alimentarios crudos, son títulos de venta. Y, hablando de errores que no se repetirán, hay algunos que Italia, en una inspección más cercana, podría emular. Una tendencia que hace muchos años llevó a la Argentina al borde de una gravísima crisis social, con muertes en la calle y un 55 por ciento de desempleo.

El uso y “tesorería” de efectivo, las ventas de oro del banco central son dos de los aspectos más macroscópicos, que algunos partidos políticos italianos no han subestimado. O incluso un deseo. Derecha. Existe una distancia geográfica y económica entre Argentina e Italia y, a pesar de movimientos políticos constantemente opuestos, el euro ha resistido los ataques de sus críticos.

Dólares debajo del colchón no subestimes. Los pocos o muchos pesos que ahorran los argentinos se convierten en dólares, la única moneda en la que confían. Los resultados fueron sorprendentes: los activos fuera del sistema financiero superaron los $300 mil millones; representa el 85% del PIB, estimado en 350 mil millones de dólares.

Es difícil contar cuántos miles de millones de italianos se mantienen en casa, en cajas fuertes o en el extranjero; lo único seguro es que la desconfianza hacia el sistema bancario crece exponencialmente; participar en tipos de interés negativos. El colapso de varios bancos involucró a 140.000 italianos, que ahora están desalentados por el sistema. Es un hecho de las últimas semanas que Italia se encuentra en la cima de la clasificación de la UE para el uso de efectivo. La otra cara de la desconfianza y la evitación. El 86% de las transacciones se realizan en efectivo. Un estudio de Censis-Aipb encontró que la liquidez vale 1300 mil millones. Los bonos fueron del 6,9% frente al 21% en 2008. El mantra italiano, informado en este estudio, es “no me cobren impuestos con efectivo”. En fin, en filigrana, hay claras similitudes con Argentina. Aunque diluido por diferentes contextos macrofinancieros.

Gregorio Estremera

"Pionero de Internet. Alborotador. Apasionado amante del alcohol. Defensor de la cerveza. Zombie ninja".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.